Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12(Supl 2. Congreso SEFAC 2020):17

Conocimiento del paciente anticoagulado sobre su medicación y enfermedad

Galmes A1, Herranz E1, Portillo T1, Morante A1, Herreros E1, Liñares B1, Arranz J1, Molinero A2
1. Estudiante 5º Curso Farmacia, Universidad de Alcalá de Henares. 2. Profesora asociada Departamento de Ciencias. Biomédicas, Universidad de Alcalá de Henares.
Galmes A, Herranz E, Portillo T, Morante A, Herreros E, Liñares B, Arranz J, Molinero A. Conocimiento del paciente anticoagulado sobre su medicación y enfermedad. Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12 (Supl 2. Congreso SEFAC 2020): 17
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: la enfermedad tromboembólica representa la tercera causa de muerte vascular en España. Se trata con anticoagulantes orales: antagonistas de la vitamina K (ACO) y anticoagulantes de acción directa (ACOD).

OBJETIVOS: analizar el perfil de los pacientes anticoagulados. Valorar el grado de conocimiento sobre su medicación y enfermedad. Conocer si el tratamiento utilizado interfiere en su calidad de vida. Evaluar si conocen todas las alternativas terapéuticas para su enfermedad. Averiguar la predisposición a que el servicio de control de INR se realice en la FC.

MATERIAL Y MÉTODOS: estudio observacional, descriptivo, transversal y multicéntrico realizado durante 3 meses (nov-2019/enero-2019) en siete farmacias comunitarias de Asturias, Guadalajara, Islas Baleares y Zaragoza. Se incluyeron pacientes > 40 años que acudían a recoger su tratamiento anticoagulante y que aceptaron participar. Se diseñó una encuesta: datos sociodemográficos, conocimiento de su enfermedad y tratamiento, indicación, efectos secundarios, calidad de vida, tipos de tratamientos utilizados en anticoagulación. Tratamiento estadístico Excel.

RESULTADOS: participaron 96 pacientes, 54 % mujeres, 53 % >70 años, 78 % jubilados, 33 % con fibrilación auricular, 24 % con cardiopatía isquémica,49 % en tratamiento con acenocumarol. El 3 % no conocía la pauta, la duración de tratamiento ni cuándo tomarlo. El 67 % conocía los efectos adversos y el 73 % qué hacer frente a una hemorragia, el 4 % manifestaba tener que duplicar la dosis al día siguiente frente a un olvido. El 36 % refirió que el tratamiento interfería en su calidad de vida (60 % tratamiento con acenocumarol). El 58 % conocía los ACOD habiendo sido informado por el médico (70 %) y el 65 % desconocía que no necesitaban controles periódicos de INR. Al 88 % le gustaría que el control del INR se realizase en la FC.

CONCLUSIONES: el paciente anticoagulado es mayor, jubilado, con tratamiento anticoagulante para la fibrilación auricular o la cardiopatía isquémica. La gran mayoría conoce las pautas de tratamiento y qué hacer en caso de olvido de una toma o frente a hemorragias, pero desconoce los efectos adversos del anticoagulante prescrito. Mientras que los pacientes que utilizan ACO refieren que interfieren negativamente en su calidad de vida, los que utilizan ACOD indican que su calidad de vida ha mejorado con su uso. A pesar del gran avance que han supuesto los ACOD y del conocimiento por parte de los pacientes de ellos, el acenocumarol sigue siendo el tratamiento prescrito en la mitad de los pacientes. A nueve de cada diez pacientes les gustaría que el farmacéutico comunitario les determinase el INR.