Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Papel del farmacéutico comunitario en la educación nutricional en centros cívicos

García Sevillano L, Pellón Olmedo M.
García L, Pellón M. Papel del farmacéutico comunitario en la educación nutricional en centros cívicos. Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: El farmacéutico comunitario como profesional sanitario puede aportar mucho en el campo de la alimentación, promoviendo hábitos de vida saludables y detectando problemas relacionados con la alimentación. Hay algunas patologías relacionadas con la alimentación, como hipertensión, obesidad, hipercolesterolemia, diabetes, etc., que en muchas ocasiones se pueden prevenir/ mejorar con una alimentación adecuada. El farmacéutico realiza además de las actividades propias de la farmacia comunitaria, otras fuera de ella como impartición de charlas, talleres nutricionales, etc.

OBJETIVOS:Conocer el grado de mejora de los conocimientos nutricionales de la población tras la intervención del farmacéutico comunitario. Promover hábitos de vida saludables y prevenir la enfermedad a través de una alimentación saludable.

MATERIAL Y MÉTODOS: Este estudio se realizó entre los meses de mayo y junio de 2012, en dos centros cívicos de Valladolid capital (Bailarín Vicente Escudero y la Vitoria). Los farmacéuticos comunitarios, Luis G. Sevillano y María P. Olmedo impartieron un taller nutricional titulado "Cómo prevenir la enfermedad a través de una alimentación saludable“. Los asistentes voluntariamente rellenaron una encuesta de 10 items, que se les pasó antes del taller y después del mismo con el fin de evaluar el grado de mejora de sus conocimientos en alimentación y enfermedades (alergias alimentarias, hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión, osteoporosis, obesidad, caries y enfermedades relacionadas).

RESULTADOS Y CONCLUSIÓN: De los asistentes a estos talleres nutricionales, 88 de ellos rellenaron las encuestas antes y al final del taller. Los participantes fueron mayoritariamente mujeres (86 por ciento) y mayores de 60 años (70 por ciento). El grado de mejora de los conocimientos nutricionales de la población tras la intervención del farmacéutico comunitario es de un 15 por ciento. La mayoría de los errores detectados en las encuestas hacen referencia al consumo de cereales, pasta y arroz, alimentos de la base de la pirámide alimentaria, que suelen ser reemplazados por un consumo excesivo de proteínas. En estos talleres nutricionales, la población pudo aclarar sus dudas sobre la alimentación y las enfermedades que se pueden prevenir/mejorar con una alimentación adecuada y hábitos de vida saludables como el ejercicio físico, así como intercambiar opiniones sobre otros aspectos sanitarios. Como conclusión, podemos afirmar que es fundamental el papel del farmacéutico comunitario como profesional sanitario en la educación nutricional, tanto en la farmacia como fuera de ella, con el fin de prevenir/mejorar muchas enfermedades a través de una alimentación y hábitos de vida saludables.