Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Oportunidades para el farmacéutico en el contexto actual

Trías de Bes F1
1. Economista y escritor
Trías F. Oportunidades para el farmacéutico en el contexto actual . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

Desde mediados de 2008, muchos de los países desarrollados entre los que se encuentra España están sumidos en una de las mayores crisis económicas de su historia. Es una crisis que afecta prácticamente a todos los estratos de población, a la inmensa mayoría de empresas y sectores incluido el farmacéutico, quedando muy pocos al margen de la misma. Es difícil en este contexto hablar de oportunidades, pero hoy más que nunca es necesaria la acción. Permanecer quietos, sencillamente no hacer nada, es un completo suicidio en términos empresariales. Pero… ¿qué hacer? Para sopesar las distintas posibilidades que tenemos es necesario primero comprender los elementos sociales y económicos clave de esta crisis. No se trata de entender qué la produjo, cosa de la que ya se ha escrito mucho tanto en prensa como en libros, sino de comprender qué cambios sociales, de hábitos de compra y consumo han cambiado de forma definitiva y, se salga antes o después de la crisis, van a quedar como algo inamovible que formará parte de nuestro nueva forma de hacer y ser. Esta es, eminentemente, una crisis de renta disponible y es ese el motivo por el cual todas las formas de comprar, adquirir, disfrutar del ocio y otras formas de consumo se ven profundamente alteradas incluidas las que hacen referencia al área de la salud. Surgen formas de intercambio, fórmulas de sharing, se pasa del “pagar para tener” al “pagar para usar”. Se ven modificados los precios unitarios, los tamaños de los envases, la frecuencia de compra de los clientes, los desembolsos y los procesos de compra en general. Incluso en el sector de la farmacia comunitaria la periodicidad y toma de los medicamentos o productos para el cuidado de la salud que afectará al cumplimiento del tratamiento y al resultado del tratamiento.
Comprender estos aspectos sociales es esencial antes de tomar ninguna decisión. A partir de ahí, hay que tener presente que esta profunda crisis ha convertido en obsoletos muchos modelos de negocio que eran eficientes y válidos sólo cinco años atrás. Eso obliga en muchos casos, lamentablemente porque es caro, a una reorganización profunda del modelo de negocio. La gran pregunta sería: ¿cómo me organizaría, cómo definiría mi empresa, cuál sería mi modelo de negocio si ahora partiera de cero? El problema es que muchos emprendedores y empresarios ya hicieron sus inversiones y tomaron decisiones a largo plazo en base a unas perspectivas y previsiones que se han evaporado. Apostar por un nuevo modelo de negocio implica analizar el gap, las diferencias entre lo que en su día construimos y lo que ahora sería sostenible, y después estudiar el modo más económico de reducir esas diferencias, perdiendo el menor dinero posible. Eso implica asumir pérdidas, y no todas las empresas están en disposición de asumirlas. Otro modo de trabajo en la captura de oportunidades es analizar qué están haciendo otros sectores, otras industrias también profundamente afectadas por los cambios sociales que la crisis ha provocado. Cada sector tiene sus reglas de juego y su idiosincrasia, pero es más fácil detectar oportunidades echando un vistazo a otros sectores que al propio, pues la capacidad de redefinición y de romper reglas es mucho mayor. En tercer lugar, procede realizar una síntesis de políticas o estrategias de las empresas que están saliendo adelante o, cuando menos, están logrando capear la crisis. Existe un conjunto de estrategias que podría decirse que están dando buenos frutos a las empresas que son capaces de implementarlas. Probablemente no constituyan un remedio definitivo ni una panacea, pero, cuando menos, suponen una garantía añadida respecto a otras estrategias cualesquiera. En otras palabras, imitar a quienes les está yendo bien. Puede resultar un tanto iluso el plantear que existan ahora oportunidades. Pero las oportunidades siempre están ahí. Es cierto que en momentos de crisis es más complicado tener éxito, pero no es menos cierto que son en estos momentos en los que se definen los liderazgos próximos y que los buenos empresarios son aquéllos que supieron invertir en los momentos de crisis. La diferencia entre las organizaciones de éxito y las de fracaso no se encuentra en las decisiones que tomaron en momentos de expansión económica, sino por las que tomaron en los momentos de recesión. La farmacia comunitaria se hace imprescindible y el farmacéutico comunitario pieza básica de la salud, mas en estos tiempos de recesión. La búsqueda de oportunidades reviste ahora más sentido que nunca.