Farmacéuticos Comunitarios. 2021 Apr 19; 13(2):49-52 DOI: 10.33620/FC.2173-9218.(2021/Vol13).002.08

Incidencia en dispensación de estupefaciente y psicótropo. ¿La paciente oncológica se queda sin analgesia? (con comentario bioético y legal de Fernando Abellán-García Sánchez)

Acuña Elvira N1
1. Licenciada en Farmacia. Doctora en Ciencias de la Salud. Farmacéutica comunitaria en Lanzarote.
Acuña N. Incidencia en dispensación de estupefaciente y psicótropo. ¿La paciente oncológica se queda sin analgesia? (con comentario bioético y legal de Fernando Abellán-García Sánchez). Farmacéuticos Comunitarios. 2021 Apr 19; 13 (2): 49-52 DOI: 10.33620/FC.2173-9218.(2021/Vol13).002.08
Resumen: 

Paciente de 36 años con antecedentes de cáncer que tiene prescrito fentanilo 0,2 mg y Dormicum® 7,5 mg. Acude a nuestra farmacia un sábado a las 11:00 para retirar ambos medicamentos porque no tiene suficiente para el fin de semana. Al entrar en su plan de tratamiento, comprobamos que dicho plan está anulado y que la totalidad de los medicamentos aparecen como “no dispensables”. Al tratarse de medicamentos que necesitan prescripción derivamos al centro de salud con servicio de urgencias que está abierto los sábados, solicitando al médico de urgencias que actualice el plan de tratamiento, ya que hemos comprobado que la paciente no tiene medicación suficiente para el fin de semana y ella nos indica que ningún médico le ha suspendido el tratamiento. La paciente acude al centro médico, y tras 1,5 horas nos llama llorando diciéndonos que la facultativo que la atendió no le actualiza el plan de tratamiento. La derivamos al hospital y, como no queda tiempo suficiente para que llegue a recoger la medicación porque cerramos a las 14:00, llamamos a las farmacias de guardia para informarnos de si disponen de la medicación, no la tienen y no tendrían forma de conseguirla hasta el lunes. Damos el teléfono personal a la paciente para que nos informe de la situación, nos llama al salir del hospital, ya son las 16:00 y nuestra farmacia está cerrada. El médico del hospital nos informa de que la conducta de la médica del centro de salud de urgencias es totalmente inapropiada, que la paciente bajo ningún concepto puede suspender la medicación de forma gradual. Decidimos desplazarnos a la farmacia y dispensarle la medicación.

Descargar artículo completo: