Farmacéuticos Comunitarios. 2014 Mar 30; 6(1):12-17 DOI: 10.5672/FC.2173-9218.(2014/Vol6).001.03

Estudio epidemiológico de la dermatitis atópica desde la farmacia comunitaria: Estudio DAFAC

Introducción

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria cutánea cró­nica, con una alta predisposición genética y que se presenta en episodios de brotes. Incide principalmente en edades infantiles, hasta la pubertad, que es cuando mejora el cuadro en la mayoría de los casos (1-3). Se trata de un proceso multifactorial (2), en el cual desempeñan un papel diferentes factores como son:

  • Predisposición genética
  • Alteraciones inmunológicas (4)
  • Alteraciones vasculares
  • Alteraciones de la función de la barrera cutánea

Un porcentaje muy elevado de pacientes atópicos tiene antecedentes familiares con alguna de las patologías que se incluyen en la denominada tríada atópica. En este sentido, muchos de los pacientes que en la edad infantil presentan dermatitis atópica, después, en la edad adulta, presentan asma o rinoconjuntivitis alérgica. El riesgo de un hijo de desarrollar DA, si uno de los progenitores la ha sufrido, es del 50 %, un porcentaje que sube al 80 % si ambos progenitores padecen la enfermedad (1,2,5).

Es la enfermedad dermatológica más frecuente en la infancia. Su incidencia ha ido aumentando a lo largo de los años, y actualmente se considera que afecta entre un 10 y un 30 % de la población infantil, como lo revelan diversos estudios que se han realizado en España en los últimos años.

El estudio ELIHO analizó los factores de riesgo y prevalencia familiar de la dermatitis atópica en España. Se realizó en consultas pediátricas entre noviembre del 2003 y marzo del 2004. Como conclusión se encontró, entre los pacientes con dermatitis atópica, una clara predisposición genética (6).

Otros estudios han servido para conocer la prevalencia de la patología, como el estudio sobre prevalencia de la dermatitis atópica en escolares de Granada,de Guiote-Domínguez et al. (7) en 2008 para conocer la prevalencia de la patología en una población escolar.

La prevalencia y la incidencia de la patología van en aumento y el farmacéutico comunitario puede y debe realizar una labor esencial como educador sanitario para los cuidadores de estos pacientes, para de esta manera ayudar a garantizar una buena calidad de vida al paciente y contribuir al mejor control de los brotes.

En el ámbito de la farmacia comunitaria no se ha realizado ningún estudio que analice los diferentes aspectos de la dermatitis atópica, de cómo el farmacéutico comunitario puede abordar a los pacientes, y cómo y cuándo puede actuar o bien derivar al dermatólogo. Es por ello que desde la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) se proyectó el estudio DAFAC (Dermatitis Atópica en Farmacia Comunitaria).

Ante el desconocimiento por buena parte de la población, tanto de la enfermedad como de los cuidados que requiere la piel afectada, y la necesidad de disponer en la farmacia comunitaria de un protocolo de actuación, para que el farmacéutico pudiera abordar las consultas que recibía sobre la patología y acordar con los médicos implicados unos criterios consensuados de derivación, en el año 2009 el grupo de Dermatología de SEFAC, conjuntamente con un grupo de especialistas del departamento de Dermatología del Hospital del Mar de Barcelona y con el patrocinio de laboratorios Leti, se planteó la elaboración de un procedimiento de actuación.

Se realizó una prueba piloto con una muestra de farmacias comunitarias, cuyos resultados fueron presentados en el IV Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios: Estudio piloto para evaluar el protocolo de actuación en las consultas por dermatitis atópica en la farmacia comunitaria (8). Las conclusiones de dicho piloto derivaron en el planteamiento de un estudio a mayor escala, que aquí se presenta: Estudio DAFAC 2011, con el fin de evaluar su utilidad.

Objetivos

Objetivo general

  • Evaluar la utilidad de un protocolo de actuación del farmacéutico ante las consultas realizadas sobre dermatitis atópica en la farmacia comunitaria.

Objetivos específicos

  • Diseñar conjuntamente con el colectivo médico un protocolo de actuación ante las consultas recibidas en la farmacia sobre lesiones cutáneas sospechosas de dermatitis atópica.
  • Acordar conjuntamente los criterios de derivación.
  • Conocer cuáles son los motivos de consulta más habituales.
  • Determinar en qué casos constituyen motivo de derivación al médico, o pueden ser abordadas por el farmacéutico comunitario, con la formación adecuada y siguiendo el protocolo de actuación.
  • Analizar el grado de conocimiento del cuidado adecuado de la piel del paciente atópico por parte de los cuidadores del mismo.

Método

Diseño

Estudio epidemiológico para evaluar la demanda que el farmacéutico comunitario recibe sobre lesiones cutáneas sospechosas de dermatitis atópica y analizar si los pacientes o sus cuidadores son conocedores de los cuidados que requiere la piel atópica.

Ámbito

Farmacias comunitarias de todo el ámbito estatal español. El estudio se realizó entre los meses de febrero del 2011 y enero del 2012.

Sujetos

Criterios de inclusión: pacientes de cualquier edad (aunque la prevalencia es mayor en menores de 14 años) que, por sí mismos o mediante un familiar o cuidador, consultan un problema de salud dermatológico, de forma que el farmacéutico comunitario siguiendo el protocolo de actuación pueda determinar si es una lesión sospechosa de dermatitis atópica o no.

Criterios de exclusión: lesiones que no cumplen los criterios mayores de dermatitis atópica (2)

Diseño del protocolo de actuación

Se realizaron reuniones de los farmacéuticos comunitarios del grupo de Dermatología de SEFAC con los médicos del Departamento de Dermatología del Hospital del Mar (Barcelona). Se consensuó un procedimiento de actuación en el que se establecían los criterios de derivación al médico especialista y se evaluaba la necesidad de derivar al paciente a la consulta del médico o bien la posibilidad de tratar al paciente en la farmacia y las herramientas terapéuticas, farmacológicas o no que el farmacéutico utilizaría para la resolución o alivio del problema de salud planteado (9).

Este procedimiento fue pilotado por 40 farmacéuticos para comprobar su aplicabilidad. Posteriormente se propuso participar en el estudio a los farmacéuticos comunitarios socios de SEFAC. En una primera fase se impartió la formación online a través de la plataforma Letiderma y posteriormente se realizó el registro de las consultas recibidas en las farmacias comunitarias entre febrero del 2011 y enero del 2012.

Formación de los farmacéuticos participantes

Patrocinada por Laboratorios Leti®, se creó una plataforma (Letiderma), a través de la cual se realizó una formación online con vídeos y material teórico acreditada con 4,3 créditos. Al finalizar el curso y tras evaluación de su aprovechamiento, los farmacéuticos acreditados registraron los casos que recibieron en la farmacia comunitaria y la actuación que realizaban contestando a un cuestionario (figura 1).

Figura 1. Cuestionario de recogida de datos DAFAC 2011
Figura 1. Cuestionario de recogida de datos DAFAC 2011

Procedimiento

En el estudio DAFAC 2011 la captación de sujetos participantes en el estudio no está sujeta a variables, es decir se realiza registro de todas las consultas recibidas en la farmacia sobre lesiones dermatológicas susceptibles de ser indicativas de patología de dermatitis atópica.

Tras la identificación por parte del farmacéutico se realiza el cuestionario y la recogida de datos.

Expresión y análisis de los resultados

El análisis estadístico se ha realizado utilizando el software de estadística SPSS 19.0 para Windows. En todas las tablas se describe el número de casos válidos (no se describen los valores perdidos).

Para el análisis estadístico se han creado 4 variables:

Cumplimiento (malo vs bueno): los casos en que el farmacéutico ha detectado un mal cumplimiento y ha descrito los motivos, se han considerado como casos “mal cumplimiento”, el resto se han considerado como “buen cumplimiento”.

Motivos de consulta: a partir de los diversos motivos de consulta descritos se han creado 2 variables de agrupación:

  • 1 motivo vs.  > 2 motivos
  • 1 motivo vs. 2-3 motivos vs. > 3 motivos

Sobreinfección (no vs. sí): para describir la sobreinfección, en función de las respuestas a la pregunta “¿consideran los cuidadores del niño atópico que se le infectan las lesiones?”, se han agrupado las categorías “no nunca” versus “solo ocasionalmente” y “si, siempre que tiene un brote de la enfermedad”.

Resultados/discusión

Protocolo de actuación y criterios de derivación

En la figura 2 se presenta el protocolo de actuación consensuado para resolver en la farmacia comunitaria las consultas relativas a DA (3). Los criterios de derivación acordados son los siguientes:

Figura 2. Protocolo de actuación y criterios de derivación
Figura 2. Protocolo de actuación y criterios de derivación

Criterios de derivación

  • Extensión de las lesiones: se debe evaluar qué extensión ocupan las lesiones, siendo necesaria la derivación al dermatólogo si afectan a una superficie grande.
  • Alteración del sueño nocturno: si las lesiones alteran el descanso nocturno, es necesaria una indicación médica para tratar las le­siones.
  • No respuesta al tratamiento: si el paciente ya tiene instaurado un tratamiento para la dermatitis y no mejora su sintomatología, será necesaria la derivación al médico.
  • Exacerbación de las lesiones (zonas crítica, blefaritis): la derivación al médico también debe considerarse si las lesiones afectan zonas críticas (cara, parpados, etc.)
  • Sospecha de sobreinfección (costras, exudación abundante, fiebre, etc.).
  • Varicela: si el paciente presenta brotes de atopía conjuntamente con la varicela, esto supone un criterio de gravedad de derivación urgente al médico.

En el estudio DAFAC participaron 259 farmacéuticos de 15 comunidades autónomas, que registraron un total de 688 intervenciones ante consultas por lesiones dermatológicas sospechosas de DA.

La distribución etaria de los pacientes se refleja en la figura 3. Se ha observado que existe una mayor incidencia de la patología en los menores de 14 años. La distribución por sexo corresponde a 354 (51,5 %) de sexo masculino y 334 (48,5 %) del femenino, no existiendo diferencia significativa en la variable sexo del paciente.

Figura 3. Distribución etaria de los pacientes
Figura 3. Distribución etaria de los pacientes

Los motivos de consulta se reflejan en la figura 4. Tras aplicar el protocolo de actuación en la farmacia comunitaria, se advierte que en el 70 % de los casos registrados no se identificaron criterios de derivación al dermatólogo. En estos casos se aplicó el protocolo de actuación para realizar una indicación farmacéutica y/o indicación de hábitos higienicodietéticos adecuados.

Figura 4. Motivos de consulta
Figura 4. Motivos de consulta

Se ha observado una relación significativa entre varios motivos de consulta y la existencia de criterios de derivación al dermatólogo: prurito, irritación, brote agudo de DA, dificultad para dormir, ansiedad y estrés, y sobreinfección. En todos los casos denota una mayor gravedad de los pacientes que requieren ser derivados al dermatólogo (tabla 1).

Tabla 1. Criterios de derivación al dermatólogo tras aplicar el protocolo 
Tabla 1. Criterios de derivación al dermatólogo tras aplicar el protocolo
* Prueba chi cuadrado de Pearson.

La sobreinfección, como motivo de consulta, es la que muestra una relación estadística más intensa con la necesidad de derivar al dermatólogo, ya que más del 80 % de los pacientes con sobreinfección cumplen los criterios de derivación. Esta relación es igualmente intensa cuando la sobreinfección de las lesiones, independientemente o no de ser un motivo de consulta, forma parte del historial clínico del paciente.

El uso de productos para el cuidado de la piel atópica se muestra en la figura 5. Se ha observado que solo un 25 % de los pacientes que hicieron las consultas utilizaba productos adecuados de higiene y emoliencia. Se encontró una relación significativa p = 0,011 entre la edad de los pacientes y el cumplimiento de las medidas terapéuticas, de forma que este es mayor cuando se trata de niños muy pequeños y el cumplimiento corresponde al de sus padres.

Figura 5. ¿Utiliza productos adecuados para el cuidado de la piel atópica?
Figura 5. ¿Utiliza productos adecuados para el cuidado de la piel atópica?

A lo largo de toda la infancia, el cumplimiento disminuye, siendo mínimo entre los 6 y los 14 años y volviendo a aumentar a partir de los 14 años. La zona de residencia también parece afectar significativamente al cumplimiento, de modo que este es más bajo en las zonas rurales (p = 0,014) (tabla 2).

Tabla 2. Relación entre el cumplimiento y la edad del paciente y su zona de residencia 
Tabla 2. Relación entre el cumplimiento y la edad del paciente y su zona de residencia
* Prueba chi cuadrado de Pearson.

Los identificados como mal cumplidores del uso de productos adecuados refirieron causas como el desconocimiento de los cuidados necesarios en un 44 % o el alto coste de los productos en un 27 % (figura 6).

Figura 6. Causas del mal cumplimiento
Figura 6. Causas del mal cumplimiento

El 35 % de los pacientes refiere sobreinfección de heridas en alguna ocasión. Se ha observado que dos motivos de consulta, el brote activo de DA y la dificultad para dormir, ansiedad y estrés, se relacionan con mayor frecuencia con un historial de so­breinfección de las lesiones; mientras que, cuando el motivo de consulta es la sequedad cutánea, la proporción de pacientes con historial de sobreinfección es significativamente menor.

Se ha observado una relación significativa entre la sobreinfección de las lesiones y la edad, de forma que la mayor proporción de pacientes con sobreinfección se halla entre los mayores de 14 años. No obstante, no puede descartarse que se trate de una relación esperable al haber más tiempo de evolución de la enfermedad.

En este sentido, también se observa una relación significativa entre la existencia de un diagnóstico previo de DA y el historial de sobreinfección de las lesiones.

Se destaca como resultado del estudio que en el 70 % de las consultas recibidas no existían criterios de derivación al dermatólogo y por tanto han sido consultas resueltas por el profesional farmacéutico, por lo que el rol de detección y recomendación farmacéutica es muy importante.

En más de la mitad de las consultas se ha detectado un mal cuidado de la piel atópica, identificándose una infrautilización de los productos para tratar la piel atópica (9). Este último dato refleja en primer lugar el papel de educador sanitario del farmacéutico y en segundo lugar la falta de información que reciben los pacientes atópicos.

La sobreinfección de lesiones, complicación de la DA con graves consecuencias, presente en un 35 % de los casos, puede atenuarse si los productos de higiene utilizados diariamente contienen ingredientes que puedan favorecer la flora saprofita y disminuir así la reproducción de los agentes infecciosos más comunes.

Limitaciones del estudio

En este estudio hay un sesgo de población, ya que la población diana no es la población general sino la que acude a la farmacia por el problema de salud, por lo tanto los resultados del estudio deberían extrapolarse.

Aplicabilidad práctica

Se espera que la difusión del protocolo y de los resultados a los socios de SEFAC y al resto de farmacéuticos comunitarios permitirá la resolución de muchos de los casos de dermatitis atópica, contribuyendo así a la mejora de la calidad de vida del paciente. De este modo, siguiendo los criterios de actuación y derivación consensuados con los dermatólogos del Hospital del Mar de Barcelona, el farmacéutico comunitario ejerce una importante labor profesional, actuando además como educador sanitario en colaboración con el profesional médico.

Referencias bibliográficas

1. Gascó A, Buesa S, Labat MP, Lujan T, Zaborros E, Higueras MI [editores]. Dermatitis Atópica [monografía en CD-ROM]. Zaragoza: Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza; 2004.

2. Guerra Tapia A, González-Guerra E. Dermatitis atópica [monografía en Internet]. Actualizaciones Aula de la Farmacia. 2001. [acceso 12/6/13]. Disponible en http://www.auladelafarmacia.org/Documentos/doc/dermatitis.pdf

3. Herrero JE, Moreno F. Protocolo de dermatitis atópica. Farmacéuticos Comunitarios. 2010;2(3):116-21.

4. Santamaría LF. Las células de Langerhans en la inmunidad cutánea, con especial referencia a la dermatitis atópica. Act Dermatolog. 1998;3:179-81.

5. Rudikoff D, Lebwohl M. Atopic dermatitis. The Lancet. 1998;351:1715-21. doi:10.1016/S0140-6736(97)12082-7

6. Blanco Quirós A, Díaz Castella JM, Balañá Vilanova M, Valveny Llobet N. Factores de riesgo y prevalencia familiar de la dermatitis atópica en España (estudio ELIHO). An Pediatr (Barc). 2005;63(6):480-8. doi:10.1016/S1695-4033(05)70246-0

7. Guiote-Domínguez MV, Muñoz-Hoyos A, Gutiérrez-Salmerón MT. Prevalencia de dermatitis atópica en escolares de Granada. Actas Dermosifiliogr. 2008;99(8):628-38. doi.org/10.1016/S0001-7310(08)74759-8

8. Moreno Fernández P. Estudio piloto para evaluar el protocolo de actuación en las consultas por dermatitis atópica en la farmacia comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios. 2010;2(Supl.1):S51-S52.

9. Fernández del Pozo MB, Carbajo Espejo JM, Palazón Ors JJ. Tratamiento cosmético en afecciones dermatológicas. En: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Atención Farmacéutica en Dermofarmacia. 1ª ed. Madrid: BGA Asesores; 2008. p. 398-410.