Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

El dolor leve-moderado en la farmacia: ¿Cómo estamos utilizando el ibuprofeno en España?

Caelles N1
1. Farmacéutica comunitaria de Tarragona y presidenta del Comité Científico de SEFAC
Caelles N. El dolor leve-moderado en la farmacia: ¿Cómo estamos utilizando el ibuprofeno en España? . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) se encuentran entre los fármacos que más se consumen en el mundo. El Informe Anual del Sistema Nacional de Salud del 2010 pone de manifiesto que se dispensaron con receta médica más de 23,5 millones de envases de ibuprofeno, ocupando la cuarta posición entre los principios activos de mayor consumo en número de envases por detrás de omeprazol, paracetamol y ácido acetil salicílico como antiagregante plaquetario; con un importe de 88,57 millones de euros. Si nos fijamos más detalladamente en las dosis que se usan España de ibuprofeno en relación con otros países de nuestro entorno vemos que existen diferencias. Si miramos la relación entre unidades dispensadas de 600 mg y el resto de presentaciones con diferentes dosis en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido valoradas conjuntamente, se observa que representa el 14,18 por ciento del total, las presentaciones de 400 mg el 54,64 por ciento y las de 200 mg el 24,64 por ciento. En España las presentaciones de 600 mg representan el 80 por ciento del total de unidades dispensadas de ibuprofeno, las de 400 mg el 4,89 por ciento y las de 200 mg el 0,87 por ciento. Hay que remarcar que del total de unidades la mitad son de prescripción. Por su actividad antipirética, antiinflamatoria y analgésica el ibuprofeno tiene indicaciones aprobadas en ficha técnica muy variadas, desde el tratamiento de procesos reumáticos agudos o crónicos, lesiones de tejidos blandos, tratamiento de procesos dolorosos de intensidad leve y moderada como dolor dental, post operatorio, cefalea y dismenorrea primaria, así como tratamiento sintomático de la fiebre. En el servicio de indicación farmacéutica se realizan indicaciones de ibuprofeno como tratamiento en procesos agudos autolimitados que cursan con fiebre o dolor. En uno de los últimos estudios publicados sobre indicación farmacéutica realizada por R. Prats y col, publicado en Pharmaceutical Care (2012) se muestra como el motivo de consulta más habitual es el dolor en un 22,5 por ciento del total de consultas, dato que concuerda con los obtenidos en la tesis doctoral de D. Barbero del 2001, si sumamos dolor de garganta junto con dolor, alcanzando el 21,3 por ciento de las consultas. La Administración sanitaria “podrá autorizar como medicamentos no sujetos a prescripción médica a aquellos que vayan destinados a procesos o condiciones que no necesiten un diagnóstico preciso y cuyos datos de evaluación toxicológica, clínica o de su utilización y vía de administración no exijan prescripción médica, de modo que dichos medicamentos puedan ser utilizados para autocuidado de la salud, mediante su dispensación en la oficina de farmacia por un farmacéutico, que informará, aconsejará e instruirá sobre su correcta utilización”. Un medicamento pasa a ser autorizado como no sujeto a prescripción médica por parte de la autoridad sanitaria cuando su uso no presenta riesgos graves. En cuanto al ibuprofeno está autorizado sin prescripción médica a dosis de 200 mg y 400 mg administrados tres veces al día, no siendo así para la dosis de 600 mg por su mayor riesgo de presentar efectos adversos. Organismos como el CKS (Clinical Knowledge Summaries) de Reino Unido o el Sistema Nacional de Salud mediante su publicación Información terapéutica, dan directrices para el uso correcto de AINEs basadas en la evidencia científica. En ambos casos se recomienda, tras evaluar que el paciente pueda tomar el AINE (no presentar úlcera activa, insuficiencia renal, insuficiencia hepática grave, riesgo cardiovascular elevado y precaución en procesos asmáticos), utilizar los AINEs en ciclos cortos y a la dosis lo más baja posible siempre dentro de su rango de eficacia. El efecto adverso más frecuente es la dispepsia y otras complicaciones gastrointestinales como las úlceras y dependiendo del riesgo del paciente se requerirá su administración junto con un protector de la mucosa gástrica. Otras reacciones adversas menos comunes incluyen complicaciones cardiovasculares y renales. En caso de pacientes hipertensos se recomienda monitorizarlas después de dos a cuatro semanas de iniciado el tratamiento, con lo que no se incluirían los tratamientos cortos que se indican el los procesos de indicación farmacéutica. En una de las últimas revisiones sobre el riesgo cardiovascular realizado por Patricia McGettigan y David Henry (2011), publicada en Plos Medicine, concluyeron que dosis de 1.200 mg/día o menos parecen no tener riesgo cardiovascular (RR 1,05 95 por ciento IC (0,96-1,15), al igual que naproxeno a cualquier dosis terapéutica. En el caso de dosis altas de ibuprofeno el riesgo incrementaba a 1,78 (1,35-2,34). Con estos resultados concluían que el naproxeno y bajas dosis de ibuprofeno eran los que tenían el perfil cardiovascular más favorable. En otro metaanalisis publicado en el 2011 en BMJ y realizado por Trelle y col, donde se evaluaba el riesgo cardiovascular de los AINEs, se presenta como resultado para el ibuprofeno un RR de muerte cardiovascular de 2,39 (0,69-8,64) con un RR de embolia de 3,36 (1,00-11,60), siendo este el más alto del grupo estudiado y un RR de infarto de miocardio de 1,61 (0,50¬5,77), recomendando el volver a reconsiderar el ibuprofeno como medicamento sin prescripción aunque en esa recomendación no puntualizaron que en los estudios seleccionados se usaban dosis de 2.400 mg diarios, siendo estas dosis ya actualmente no autorizadas como medicamentos no sujetos a prescripción. En conclusión, el ibuprofeno usado en dosis menores a 1.200 mg/día y en tratamientos cortos es una opción efectiva y segura para los tratamientos de indicación farmacéutica, debiendo el farmacéutico reconducir las dosis elevadas y prolongadas en el tiempo.