Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Detección de pacientes comedores emocionales desde la farmacia comunitaria

Pontes Torrado Y, Sánchez Benito JL, González Cuesta P, Martín Oliveros A, González Rodríguez A.
Pontes Y, Sánchez JL, González P, Martín A, González A. Detección de pacientes comedores emocionales desde la farmacia comunitaria . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

El comedor emocional es aquel individuo que come más entre horas que en las comidas, y que encuentra consuelo en el alimento. Es un trastorno alimentario que puede derivar en complicaciones (diabetes, enfermedades cardiovasculares). La participación de la farmacia comunitaria en su detección y prevención es fundamental.

OBJETIVOS: Identificar posibles “comedores emocionales” entre la población habitual de la farmacia comunitaria a los que se ofrece consejo nutricional y seguimiento. Conocer la posible correlación entre el Índice de Masa Corporal IMC y este trastorno de la conducta alimentaria.

MATERIAL Y MÉTODO: Estudio descriptivo, transversal, observacional realizado en cuatro farmacias comunitarias de la Comunidad de Madrid. La población diana se constituye por usuarios de la farmacia comunitaria de edad = 18 años que aceptan participar. Se realiza la encuesta “Comedor Emocional” (Garaulet, 2010) constituida por diez preguntas que valoran la influencia de las emociones en la conducta alimentaria, cada respuesta se valora desde “0”, en caso de no influencia emocional, hasta “3” en caso de influencia.

RESULTADOS: Aceptaron participar un cien por cien, cumplimentándose 121 cuestionarios. El 71 por ciento de la muestra son mujeres, con una edad media de 50,4 años y un IMC medio de (27,57 Kg/m2). Respecto a la calificación obtenida en la encuesta existen diferencias según el sexo, los hombres obtienen una puntuación media de 8,29, mientras que para las mujeres es de 11,66; esto se traduce en que los hombres son menos emotivos respecto a la alimentación, al contrario, las mujeres tienen una mayor influencia de sus emociones en la alimentación. También existen diferencias en la calificación obtenida en la encuesta respecto al IMC, así los participantes con IMC<25 tienen una puntuación media de 7,17, mientras que con IMC=25 obtienen una puntuación media de 12,84, demostrando que cuanto mayor ha sido la puntuación emocional de una persona, mayor es su IMC. Finalmente debemos destacar que hemos encontrado un 10,7 por ciento de los participantes con una puntuación superior a “20”, lo que significa ser “comedores emocionales”.

CONCLUSIONES: Los datos obtenidos ponen de manifiesto que los individuos con IMC =25 tienen un mal control emocional en las comidas, y se perfilan como posibles comedores emocionales. Una persona que tenga mal control emocional en sus comidas puede tener mayor riesgo de padecer enfermedades metabólicas o sufrir trastorno de comportamiento alimentario, por ello desde la farmacia comunitaria se debe trabajar ofreciendo consejo nutricional y seguimiento al paciente “comedor emocional”.