Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Análisis de las comunicaciones sobre medicamentos ilegales publicadas en la agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: punta del iceberg a considerar por el farmacéutico comunitario

Andreu March M, Fernández Pellicer F, Viñas Bastart M, Domínguez Vela C, Alban Robayo M, Cruz Guaman G, Capparelli A, Modamio Charles P, Mariño Hernández EL.
Andreu M, Fernández F, Viñas M, Domínguez C, Alban M, Cruz G, Capparelli A, Modamio P, Mariño EL. Análisis de las comunicaciones sobre medicamentos ilegales publicadas en la agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: punta del iceberg a considerar por el farmacéutico comunitario. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8 (Suplemento 1)
Resumen: 

OBJETIVO: el uso de medicamentos ilícitos puede producir efectos indeseados irreversibles. Bajo la apariencia de complemento alimentario, la falsa etiqueta de “producto natural” -y su fácil accesibilidad a través de Internet- puede engañar a un consumidor mal informado, seducido por sus indicaciones. El objetivo es analizar las comunicaciones publicadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) sobre los medicamentos ilegales durante 2015 para generar una alerta de su magnitud y mostrar el significativo papel que desempeña el farmacéutico comunitario al respecto.

MATERIAL Y MÉTODOS: se realizó un estudio transversal, descriptivo y retrospectivo de todas las notas informativas publicadas por la AEMPS sobre medicamentos Ilegales en el año 2015. Las variables de estudio fueron: causa de retirada, notificación a la Agencia, lugar de fabricación, principios activos e indicaciones y reacciones adversas.

RESULTADOS: durante el año 2015 se publicaron 20 notas informativas que incluyeron un total de 35 productos. Como medida cautelar se procedió a la prohibición y retirada del mercado de todos los ejemplares de los citados productos. Éstos presentaban, principalmente, un principio activo en cantidad suficiente para considerarse medicamento, pero que no figuraba en su etiquetado y se encontraba además comercializado como complemento alimentario. La AEMPS tuvo conocimiento mediante diferentes fuentes, básicamente a través de la Guardia Civil (en el contexto internacional de la operación PANGEA VIII) (n=16) y las inspecciones realizadas por el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña (n=5). Fueron mayoritariamente fabricados en España (n=26). Respecto a las indicaciones, se dirigieron al tratamiento de la disfunción eréctil (n=31) -uno incluyó además la hipotensión ortostática-, al desarrollo muscular (n=3) y a la pérdida de peso (n=1). Los principios activos no declarados fueron: sildenafilo y derivados (n=32), yohimbina (n=1), metiltestosterona (n=1), dimetazina (n=1) y sibutramina (n=1). En cuanto a los declarados: metilestenbolona (n=2) y yohimbina (n=1). Estos fármacos podrían ocasionar efectos adversos graves para la salud. Es importante recordar que los inhibidores selectivos de la fosfodiesterasa 5 están contraindicados en personas con factores de riesgo cardiovascular. Por otro lado, los relacionados con la testosterona se asocian a hepatotoxicidad grave, insuficiencia renal y embolia pulmonar. Finalmente, aquellos relacionados con anfetamina como sibutramina, pueden provocar accidentes vasculares. Además, hay que destacar que todos ellos interaccionan con un gran número de medicamentos.

CONCLUSIONES: el farmacéutico comunitario tiene la responsabilidad de conocer la realidad de los medicamentos ilegales, y debe concienciar e instruir a la ciudadanía tanto del peligro que supone para su salud la adquisición ilícita de productos como de la importancia de comunicar cualquier sospecha de un efecto imprevisto y/o indeseado.