Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12(Supl 2. Congreso SEFAC 2020):373

Alta prescripción de benzodiazepinas y análogos en pacientes geriátricos institucionalizados detectada mediante la realización de SPD

Pérez Hoyos E1, Carbajal De Lara J2, 3, Arroyo Jiménez M2
1. Farmacia comunitaria. Gabaldón. 2. Facultad de Farmacia de Albacete. 3. Farmacia comunitaria. Albacete.
Pérez E, Carbajal J, Arroyo M. Alta prescripción de benzodiazepinas y análogos en pacientes geriátricos institucionalizados detectada mediante la realización de SPD. Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12 (Supl 2. Congreso SEFAC 2020): 373
Resumen: 

JUSTIFICACIÓN: el tratamiento crónico con benzodiacepinas (BZA) constituye un riesgo mayor en los pacientes geriátricos por varias razones, pero sobre todo porque al ser usados de forma crónica pueden acumularse en el organismo provocando RAM e interacciones que podrían dar lugar a PRM y RNM.

OBJETIVO: determinar la prescripción BZA y análogos Z como tratamiento crónico en pacientes geriátricos institucionalizados detectada mediante la elaboración de SPD.

MATERIAL Y MÉTODOS: estudio transversal (observacional y descriptivo) retrospectivo. Se estudian las pautas de cuatro residencias de ancianos: tres de la provincia de Cuenca y uno de la provincia de Toledo.

Periodo de estudio: desde febrero de 2018 hasta junio de 2020. Se han clasificado en las distintas residencias: edad, sexo, BZA acción corta, BZA acción larga, análogos Z y duración del tratamiento.

RESULTADOS: se han revisado un total de 449 pautas de tratamientos prescritos, seleccionando aquellas pautas que contenían BZA o análogos. Hemos detectado un total de 160 pacientes en tratamiento con BZA o análogos Z (35,6 %), de los cuales el 67,5 % eran mujeres y el 32,5 % hombres. En cuanto a la edad, el 88,8 % tenía más de 70 años y la mayor prescripción se detectó en la franja de 81-90 años (n=75;46,9 %), hecho que se repite en los 3 grupos de fármacos. Cuando analizamos los medicamentos prescritos, el 25,2 % del total de pacientes estaban tratados con BZA de vida corta (n=113), el 7,6 % con BZA de vida larga (n=34) y el 2,9 % con análogos Z (n=13). Estos valores suponen respectivamente el 70,6 %, 21,3 % y 8,1 % del total de pacientes tratados con dichos medicamentos. El 93,1 % (n=149) de los pacientes tratados con BZA y análogos Z llevaba más de 3 meses con dicho tratamiento. El resto llevaba menos de 3 meses o se le ha pautado reducción de la dosis que se refleja en la pauta como “si precisa”.

CONCLUSIONES: hemos observado una alta prescripción de BZA y análogos en población geriátrica institucionalizada (35,9 %), medicamentos que están considerados en diferentes guías como inapropiados para dicha población. La mayoría de los pacientes eran mujeres con más de 70 años tratadas en su mayoría con BZA de acción corta. En la inmensa mayoría de los casos (93,1 %) los pacientes llevaban más de 3 meses tomando estos fármacos. Por lo tanto, es importante la intervención del farmacéutico en el seguimiento y la colaboración con el médico para buscar otras alternativas de tratamiento siempre que sea posible.