Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Ácido fitánico: efecto de su consumo sobre la salud humana y perspectiva actual

Cepeda Sáez A, Miranda López JM, Fente Sampayo CA.
Cepeda A, Miranda JM, Fente CA. Ácido fitánico: efecto de su consumo sobre la salud humana y perspectiva actual. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

El ácido fitánico (ácido 3,7,11,15-tetramethilhexadecanoico) es un ácido graso saturado de cadena ramificada, derivado del fitol, parte integrante de la clorofila. La transformación de fitol en ácido fitánico es metabolizada por algunos tipos de bacterias que están presentes en el rumen de animales rumiantes, así como en el zooplancton marino, por lo que los alimentos obtenidos a partir de los rumiantes y los productos de la pesca son las principales fuentes de este ácido graso en la alimentación humana.

El ácido fitánico se ha relacionado con funciones beneficiosas en la prevención de la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico, en la diferenciación de la grasa parda y la prevención de diversos tipos de cáncer, como el cáncer de mama. No obstante, existen personas con enfermedades perosixómicas, como el síndrome de Refsum o la enfermedade de Zelweger, el las cuales el ácido fitánico no se metaboliza siguiendo el procedimiento normal de los ácidos grasos en el cuerpo humano (beta-oxidación), sino mediante una ruta diferente, la alfa-oxidación. En dicho caso, este ácido graso puede acumularse en la sangre y en los tejidos y producir problemas neurológicos y sensoriales en vista y oído, así como alteraciones musculares, cardiocirculatorias y alteraciones de la fertilidad. En los casos más graves, este ácido graso se integra en las membranas celulares y causa muerte de células neuronales y astrositos.

Además de las fuentes tradicionales de fitol y ácido fitánico, tanto las algas marinas como las microalgas son fuente importante de clorofila, y por lo tanto de fitol. De este modo, mediante el consumo de las mismas los animales superiores en la cadena alimentaria marina, como los moluscos, peces y ballenas, y en particular, en los aceites y grasas obtenidos a partir de estas especies, pueden acumular ácido fitánico. Esto puede suponer un riesgo para la salud de parte de la población, dado el auge de los complementos de ácidos grasos omega-3 procedentes de alimentos marinos, que se comercializan a través de las farmacias.

Mediante este trabajo se pretende realizar una recopilación de las fuentes alimentarias, de su presencia en aceites de origen marino y una actualización sobre los pros y contras de la ingesta de esta molécula.