Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12(Supl 2. Congreso SEFAC 2020):281

SPD como herramienta en deshabituación en abuso de benzodiazepinas

Agustín Álvarez E1
1. Farmacia Eduardo Agustín Álvarez. Solórzano.
Agustín E. SPD como herramienta en deshabituación en abuso de benzodiazepinas. Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12 (Supl 2. Congreso SEFAC 2020): 281
Resumen: 

PRESENTACIÓN: las benzodiazepinas son el psicofármaco más usado. Aunque seguro, su uso crónico genera dependencia en el 15 % de los pacientes (1), (2). El uso de sistemas personalizados de dosificación (SPD) está habitualmente enfocado a usuarios polimedicados con problemas para organizar su medicación (3). Este caso muestra el uso de SPD como herramienta de seguimiento en un proceso de deshabituación de un paciente con dependencia a benzodiacepinas.

DESARROLLO: paciente de 37 años, historia clínica de depresión, ansiedad y antecedentes de abuso de sustancias. En tratamiento con BDZ desde 2013 llegó a consumir más de 8 mg diarios de alprazolam. Frecuentemente intentaba retirar su medicación antes de la fecha teórica, compraba sin receta en el mercado negro y refería múltiples episodios de consumo compulsivo. El control por psiquiatría era irregular, no acudía a las citas programadas y había abandonado terapia psicológica. Le proponemos preparar un SPD semanal y que nos autorice a contactar con su psiquiatra para explicarle la situación y hacerle partícipe del seguimiento. El servicio se ofrece sin coste al tratarse de un paciente sin recursos y entendemos que es un caso excepcional que requiere nuestra atención como profesionales sanitarios. Tras acceder contactamos con su psiquiatra, que establece una pauta de reducción. En las primeras semanas aparecen síntomas de privación propios de la abstinencia y el psiquiatra introduce gabapentina (900 mg/día) y propanolol (30 mg/día). En los meses siguientes realizamos el seguimiento, acordando con estos los ajustes necesarios en la pauta con tres psiquiatras diferentes. En la recogida de SPD semanal se realiza una entrevista breve de seguimiento de la adherencia que sirve para resolver los problemas y realizar intervenciones breves. Se registra la actividad en Excel y en el programa de gestión de SPD.

RESULTADOS: tras 14 meses el paciente es consciente de su problema, superando varias tentativas de abandono del programa. Su consumo total de BDZ se ha reducido a 2,75 mg diarios y hemos iniciado reducción de gabapentina. Los episodios de consumo compulsivo han desaparecido. Atiende a las consultas con psiquiatría y psicólogo regularmente. El caso nos ha dado experiencia en el seguimiento y uso de fármacos para el manejo de los síntomas de privación.

CONCLUSIONES: la deshabituación de BDZ es un problema complejo que requiere una actuación multidisciplinar. El SPD es una herramienta útil en estrategias de deshabituación, en las que la colaboración entre el farmacéutico comunitario y el médico prescriptor es esencial.