Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Protocolo de actuación farmacéutica en pieles agredidas

González-Velasco Calderón M, González Borrego A, Moreno Fernández P, Herrerías Esteban G, González Hernández P.
González-Velasco M, González A, Moreno P, Herrerías G, González P. Protocolo de actuación farmacéutica en pieles agredidas. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: piel agredida es aquella que ha perdido sus características habituales, tanto funcionales como estéticas, debido a factores externos. Numerosos medicamentos sensibilizantes suelen ser habitualmente la causa de estas alteraciones en la piel. Estas pieles se caracterizarán por tener dañada la epidermis y en algunos casos la dermis. Todo esto conllevará la necesidad de cuidados especiales, que se traducirán en frecuentes consultas en la farmacia comunitaria. Para abordarlas es necesario que el farmacéutico tenga conocimiento de su evolución, cuidados y minimización de posibles secuelas con el fin de favorecer así su total recuperación.

OBJETIVOS: implantar un protocolo de actuación que ayude al farmacéutico comunitario a actuar de manera consensuada ante cualquier consulta, problema relacionado con algún medicamento o sospecha de algún resultado negativo de la farmacoterapia en la piel del paciente, y aportar conocimientos para favorecer su adherencia al tratamiento.

MATERIAL Y MÉTODOS: este trabajo se encuentra enmarcado dentro de un proyecto de guía de dermatología de diferentes dermatosis, promovido y avalado por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) en colaboración con Almirall, y en la que colaboran farmacéuticos comunitarios del Grupo de Dermatología de SEFAC. Se realizó una búsqueda bibliográfica y documental con el fin de recoger todos los conceptos claves para protocolizar la actuación en la dispensación, indicación o consulta farmacéutica y seguimiento personalizado.

RESULTADOS: se describieron su etiología, características fisiológicas, síntomas y cuidados específicos. Se elaboró un listado de fármacos inductores. Y se evaluaron los criterios de derivación al médico, así como las medidas higiénico-sanitarias.

CONCLUSIONES: a pesar de la gran cantidad de información que existe en la actualidad, y la gran facilidad de acceso a ella, el farmacéutico comunitario se enfrenta con frecuencia a un considerable grado de incertidumbre en la toma de decisiones durante su práctica profesional. Es por ello necesario consensuar la actuación con guías que le ayuden a indicar la opción más adecuada para el paciente con una piel agredida por factores externos, así como evaluar los criterios de derivación al médico y reconocer los casos de notificación en cosmetovigilancia y farmacovigilancia.