Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12(Supl 2. Congreso SEFAC 2020):309

Programa de atención farmacéutica a pacientes con riesgo de enfermedad renal crónica en la farmacia comunitaria: estudio preliminar. Ajuste de dosis (5/5)

Escribá Martí G1, Cámara Ramos I2, Climent Catalá M3
1. Farmacia Gema Escribá Martí. Segart, Valencia. 2. Farmacia Maitena Pérez Gabiola. Bilbao, Vizcaya. 3. Farmacia Maria Teresa Climent Catalá. L’Olleria, Valencia.
Escribá G, Cámara I, Climent M. Programa de atención farmacéutica a pacientes con riesgo de enfermedad renal crónica en la farmacia comunitaria: estudio preliminar. Ajuste de dosis (5/5). Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12 (Supl 2. Congreso SEFAC 2020): 309
Resumen: 

JUSTIFICACIÓN: los medicamentos de eliminación preferentemente renal pueden acumularse en el organismo si se pautan dosis estándar a pacientes con filtrado glomerular (FG) bajo. Esta acumulación podría alcanzar niveles tóxicos, por lo que es importante ajustar la dosis de estos medicamentos según el FG del paciente y así desde la farmacia comunitaria contribuir a mejorar el control de pacientes con riesgo de enfermedad renal crónica (ERC).

OBJETIVO: detectar medicamentos utilizados a dosis más altas de las recomendadas según el FG del paciente para derivarlos al médico.

METODOLOGÍA: dentro de la metodología general de este proyecto se buscan aquellos medicamentos utilizados a dosis mayores de las recomendadas en pacientes con FG bajo.

RESULTADOS: participan 4 farmacias que reclutan 198 pacientes. 111 (56,1 %) pacientes tienen FG > 60 mg/ml y 87 (43,9 %) pacientes tienen FG < 60. Los pacientes con FG < 60 utilizan 638 principios activos, de los cuales 31 (4,9 % IC 95 % 3,2 %-6,5 %) están siendo utilizados a dosis superiores a las recomendadas. Corresponden a 7 metformina, 5 olmesartán, 3 hidroclorotiazida, 3 sitagliptina, 2 atorvastatina, 2 AAS y uno de vildagliptina, ranolazina, nebivolol, ramipril, alopurinol, paracetamol, levetiracetam, zonisamida yketazolam. Corresponden a 23(26,4 %) pacientes de los cuales 15 solo tenían un principio activo necesitado de ajuste y 8 tenían 2 principios activos. El médico de atención primaria ajustó la dosis de 6 (19,4 %; IC 95 %; 5,5 %-33,3 %). Principios activos. En dos pacientes ajustó los 2 medicamentos que solicitábamos, y en otros 2 pacientes ajustó el único principio activo solicitado. Fueron 2 metformina, sitagliptina, levetiracetam, zonisamida y ketazolam.

DISCUSIÓN: la farmacia comunitaria puede ser una ayuda al sistema sanitario para la prevención del uso inadecuado en la dosificación de principios activos y control de la ERC. Se ha ajustado 1 de cada 5 medicamentos que, a juicio del farmacéutico, era necesario. Consideramos que una proporción baja, puede ser debido a que notificamos en exceso o a que el prescriptor le da menos importancia a este problema. En cualquier caso, una mejora de la comunicación medico/farmacéutico debe mejorar este resultado.

CONCLUSIONES: en la farmacia comunitaria se pueden detectar pacientes con riesgo de ERC. El farmacéutico comunitario es capaz de detectar medicamentos utilizados a dosis más altas de las recomendadas y ajustar dichas dosis en función del estado renal del paciente. El farmacéutico comunitario puede contribuir a mejorar el control en estos pacientes. Este programa de atención farmacéutica parece funcionar bien. Se comprobará en el estudio ya iniciado con 40 farmacias y 2.000 pacientes.