Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Molestia y sobrecarga en el cuidador informal de pacientes con Alzheimar en función de la vía de administración de rivastigmina

Boquet i Figueras M, Ricart Engel J, Hernández de Tena B.
Boquet M, Ricart J, Hernández B. Molestia y sobrecarga en el cuidador informal de pacientes con Alzheimar en función de la vía de administración de rivastigmina . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

OBJETIVOS: Evaluar las diferencias en las molestias y sobrecarga derivadas del cuidado informal de pacientes con Enfermedad de Alzheimer (EA) según la vía de administración de rivastigmina.

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio observacional, transversal y multicéntrico que incluyó a cuidadores de pacientes con EA de leve a moderadamente grave, que acudieron a la farmacia con prescripción de rivastigmina transdérmica u oral. Se evaluó la molestia asociada a la administración mediante la encuesta ad hoc, carga soportada mediante Escala de Zarit reducida y satisfacción global con el tratamiento.

RESULTADOS: Se incluyeron 994 cuidadores (497 por grupo). La edad media de los cuidadores fue 58,0±14,1 en administración transdérmica y 58,3±14,2 en oral. En ambos casos, las mujeres representaban tres cuartas partes de la muestra. La mayoría de cuidadores eran parientes cercanos (35,8 por ciento pareja y 36,6 por ciento hijos). Las dificultades de tragar la medicación oral suponen molestias medias o altas al 38,2 por ciento de cuidadores del grupo, mientras que la dificultad para colocar el parche lo son para el 4,6 por ciento de cuidadores. El tratamiento transdérmico alcanza puntuaciones de molestia media de 6,7 puntos y el oral de 10,1 (p<0,0001). La escala de sobrecarga de Zarit no muestra diferencias significativas entre grupos (21,4±7,2 parches vs. 21,5±6,9 oral, p=0,8659). Respecto a la facilidad de uso del tratamiento, el 88,3 por ciento consideraron la utilización de los parches fáciles o muy fáciles vs el 71,2 por ciento la vía oral (p<0,0001). La afectación de la vida del cuidador fue nula o muy ocasional en el 66,4 por ciento de cuidadores con tratamiento transdérmico vs. 51,1 por ciento en grupo oral (p<0,0001). Se aprecian diferencias significativas en la satisfacción global: 75,1 por ciento de satisfechos o muy satisfechos en tratamiento transdérmico y 55,9 por ciento en oral (p<0,0001). El grupo de cuidadores que habían utilizado ambas vías de administración de rivastigmina (n=373) muestra una clara preferencia por los parches: 78,8 por ciento vs 21,2 por ciento.

CONCLUSIONES: El tratamiento con rivastigmina transdérmica ofrece mayor satisfacción y resulta el preferido por la mayoría de los cuidadores informales de pacientes con EA. Las molestias manifestadas asociadas a la administración de parches son menores que las de la vía oral.

FUENTE DE FINANCIACIÓN: Novartis Farmacéutica S.A.