Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12(Supl 2. Congreso SEFAC 2020):205

Intervención de la farmacia comunitaria en la conciliación de la medicación

Codesal Gervás T1, Segurado Zurdo D2, Codesal Fidalgo M3
1. Farmacéutico comunitario. Zamora. 2. Farmacéutico adjunto. Zamora. 3. Graduada en Farmacia. Zamora
Codesal T, Segurado D, Codesal M. Intervención de la farmacia comunitaria en la conciliación de la medicación. Farmacéuticos Comunitarios. 2020 Nov 05; 12 (Supl 2. Congreso SEFAC 2020): 205
Resumen: 

PRESENTACIÓN: paciente de 86 años, exfumador, con insuficiencia cardiaca congestiva, HTA y EPOC. Tratamiento: salmeterol/fluticasona 25/250 mcg Pulsación (2-0-2), ácido acetilsalicílico (AAS) 100 mg (1-0-0), lisinopril 20 mg (1-0- 0), omeprazol 20 mg (1-0-1).

DESARROLLO: el 26 de noviembre de 2018 acude al servicio de urgencias del hospital con cuadro de tos, disnea y expectoración oscura, persistiendo desde semanas anorexia. Queda ingresado y se realizan varias pruebas complementarias. Se le trata con oxigenoterapia, diuréticos, 1 g de hierro intravenoso y betabloqueantes. El 11 de diciembre de 2018 es dado de alta. Tratamiento: oxígeno en gafas nasales a 1,5 ipm, 16 horas al día, bisiprolol 2,5 mg (1-0-1), enoxaparina 120 mg, 1 vial diario hasta que inicie tratamiento con edoxabán 60 mg (1-0-0) y furosemida 40 mg (1-0-0). “Resto de medicación como venía haciendo y revisión el 16 de enero de 2019”. El 31 de diciembre de 2018 acude de nuevo a Urgencias. Desde hace 3-4 días tiene expectoración hemoptoica con ligero aumento de la disnea habitual. Ingresa de nuevo y se comunica a la familia que de seguir los síntomas se procederá a sedación. Se suspende edoxabán y mejora notablemente permaneciendo sin sangrado durante su estancia. El 4 de enero de 2019 es dado de alta suspendiendo edoxabán durante un mes y reiniciar luego tratamiento. Orientación diagnóstica: anemia, insuficiencia cardiaca congestiva. Diagnóstico diferencial: hemoptisis

INTERVENCIÓN: tras el alta, la familia acude a la farmacia para retirar su medicación. Solicitamos el informe médico, para conciliar la medicación habitual y la prescrita al alta, observando que consta “seguir con el resto de medicación como venía haciendo”. La continuación con AAS la consideramos una discrepancia que requiere aclaración, ya que la adición de los efectos farmacológicos sobre la coagulación sanguínea de los dos fármacos aumenta el riesgo de hemorragias. Puestos en contacto con la consulta de medicina interna, nos indican suspender el AAS. Se informa de los nuevos tratamientos al cuidador y se comunica a su médico de AP la medicación actual.

RESULTADO: se ha detectado un error de conciliación que podía haber tenido graves consecuencias para el paciente, que a pesar de retirarse el AAS presentó un cuadro de hemorragias. Un servicio coordinado de conciliación de la medicación entre niveles asistenciales posibilita la mejora de la calidad de vida de los pacientes.