Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Importancia de la reducción de factores de riesgo cardiovascular en claudicación intermitente con diabetes mellitus

Esterli Lahoz N, González Puyuelo JM, Vinuesa Canals A.
Esterli N, González JM, Vinuesa A. Importancia de la reducción de factores de riesgo cardiovascular en claudicación intermitente con diabetes mellitus. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

PRESENTACIÓN: se ha realizado un Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico a un paciente varón de 70 años polimedicado que padece claudicación intermitente y Diabetes Mellitus tipo II. Cambios importantes en sus hábitos de vida, como una disminución sustancial del peso corporal, realización de ejercicio físico diario y deshabituación tabáquica, una correcta prescripción y adherencia al tratamiento le han permitido mantener controlada la glucemia y la presión arterial, reduciendo sustancialmente su riesgo cardiovascular. Antes del proceso de SFT, debido a un posible riesgo de pancreatitis, tras un aumento de los niveles de lipasa y amilasa en las analíticas del paciente, se realizó un cambio en su prescripción de tratamiento hipocolesterolemiante y el antidiabético. Tras la realización del estado de situación del paciente, se puede comprobar que el paciente tiene una correcta adherencia al tratamiento prescrito y que no presenta RNMs. Se han estudiado las interacciones entre los diferentes fármacos. Las interacciones encontradas son de evidencia menor o teóricas por lo general, excepto un riesgo de hipopotasemia que podría derivar en cardiotoxicidad.

INTERVENCIÓN: mediante el servicio de SFT se ha elaborado un plan de actuación en 3 fases. Para la programación de la intervención se han consultado guías de práctica clínica de claudicación intermitente y BotPlus. Las intervenciones son las siguientes: a corto plazo, se establece como objetivo estabilizar la glucemia a través del nuevo tratamiento antidiabético prescrito y controlar los niveles de potasio por riesgo de hipopotasemia que podría derivar a cardiotoxicidad. A medio plazo, se realiza un seguimiento del lipidograma y se establecen medidas para controlar los niveles plasmáticos de colesterol del paciente. Finalmente, a largo plazo, se comprobará que los niveles de lipasa y amilasa son normales, evitando el riesgo de pancreatitis. Se realizará una sesión educativa al paciente para ayudarle a conocer mejor su polimedicación y regular los niveles de colesterol, recomendando medidas no farmacológicas para el control del mismo.

RESULTADOS: la reducción del riesgo cardiovascular a diferentes niveles es objetivo primordial para reducir la morbilidad y mortalidad por arteriopatía, lo que permite un progreso favorable de la claudicación, que resulta en este caso todavía más importante puesto que el paciente tiene un riesgo cardiovascular alto por padecer diabetes mellitus. En la siguiente visita con el paciente, programada para el mes de abril, se tiene previsto realizar la sesión educativa. En el póster que se presente en el congreso se mostrarán los resultados obtenidos tras la aplicación de las intervenciones. 

CONCLUSIÓN: es reseñable una buena labor del personal sanitario y por parte del paciente en el pasado para reducir el riesgo cardiovascular a través de factores modificables que le han permitido una correcta progresión de sus patologías.