Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Implementación y evolución del servicio de nutrición en una farmacia comunitaria de Sevilla (España)

Martín Calero MJ, Merchán Cornello MA, Lorenzo Murillo R, Luís Amado AM, Borrero Sánchez AM, de-la-Matta Martín MJ.
Martín MJ, Merchán MA, Lorenzo R, Luís AM, Borrero AM, de-la-Matta MJ. Implementación y evolución del servicio de nutrición en una farmacia comunitaria de Sevilla (España). Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

Tras realizar la caracterización de los pacientes/usuarios de la farmacia Padre Pío de Sevilla, procedimos a implementar un servicio de nutrición pues predominaban los pacientes con riesgo cardiovascular y el 82% presentaba exceso de peso y no realizaba dietas adecuadas a su situación clínica.

OBJETIVOS: implementar el servicio con la finalidad de contribuir a disminuir el sobrepeso de la población atendida y enseñarles hábitos nutricionales saludables sin imponer dietas rígidas difíciles de mantener en el tiempo.

RESULTADOS: durante un año, enero 2015-enero 2016, han pasado por el servicio 87 pacientes (76 mujeres y 11 hombres) con rango de edad predominante entre 25-64 años (82,8%). La captación no se limitó a los registrados en el servicio de atención farmacéutica de la farmacia, sino que se amplió a cualquier usuario que lo demandase, bien por intentar mejorar su dieta, bien por desear pérdida de peso. Solo 10 mujeres abandonaron tras la primera visita por lo que finalmente la muestra (n=77) quedó constituida por 66 mujeres (85,7%) y 11 varones (14,3%) con un Índice de Masa Corporal (IMC) medio de 33,2 (rango: 22,8-47,1) y un perímetro de cintura (PC) de 97,2 cm (rango: 74,0-134,0 cm). La distribución del IMC indicó que solo el 6,9% de la muestra (6 mujeres) tenía normopeso, mientras que el 24,1% presentaba sobrepeso, el 57,5% algún tipo de obesidad (tipo I o II) y el 11,50% padecía obesidad mórbida (IMC > 40, 2 hombres y 8 mujeres). En cuanto a las patologías referidas por los pacientes, el 54,5% de los hombres eran hipertensos frente al 26,3% de las mujeres (p<0,05); no se encontraron diferencias significativas entre sexos en el porcentaje de dislipémicos (27,3% y 27,6% respectivamente), diabéticos (9,1% y 6,6%) ni fumadores (18,2% y 15,8%), pero sí entre los consumidores de bebidas alcohólicas (63,6% hombres y 36,8% mujeres, p<0,05). En relación a la práctica de algún tipo de ejercicio físico, el 72,7% de los varones y el 68,4% de las mujeres reconocieron ser sedentarios. La media del número de visitas/año ha sido 8,8 para las mujeres y 7,2 para los varones y a lo largo de ellas han experimentado una pérdida media de 4,5 kg (mujeres 4,3 kg; varones  5,7 kg), una disminución del IMC de 1,7 (p<0,05) y de 4,8 cm de PC (mujeres 4,6 cm;  varones 5,9 cm, p<0,05). Todos los usuarios reconocen los beneficios del servicio, el aprendizaje en el manejo de dietas adaptadas a sus necesidades que pueden mantener indefinidamente (5 comidas al día) y la mayoría también agradece que desde el servicio no hayan sido inducidos a consumir productos dietéticos ni adelgazantes.

CONCLUSIONES: el proceso educacional continuado que reciben los usuarios del servicio de nutrición influye positivamente en la percepción que tienen del mismo ya que, en general, se muestran satisfechos, reconocen sus ventajas para adquirir hábitos dietéticos saludables y no encuentran inconvenientes en adaptar indefinidamente el régimen propuesto por la nutricionista.