Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Estudio para evaluación de la utilidad de un “libro de incidencias” en la farmacia comunitaria

Rodríguez Martínez M1
1. Farmacéutica comunitaria de Madrid y presidenta de SEFAC
Rodríguez M. Estudio para evaluación de la utilidad de un “libro de incidencias” en la farmacia comunitaria . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

Entre las conclusiones de los trabajos de la Comisión de Bioética de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) que propiciaron el manual Recetas sencillas para preguntas complejas. Cómo resolver los 15 conflictos tipo en la relación asistencial farmaceúticopaciente, se puso de manifiesto la conveniencia de la llevanza en las farmacias comunitarias de un Libro de Incidencias, que permitiera registrar y dejar constancia escrita de las motivaciones que subyacen a las decisiones clínicas más complejas o comprometidas que se ve obligado a adoptar en ocasiones el farmacéutico comunitario. Se entiende que la generación de una documentación de la actividad desarrollada es un factor importante para conseguir la máxima calidad en el ejercicio profesional en la medida en que permite dejar rastro de la misma y de las razones que sustentan determinadas decisiones. Esto favorece por una parte la atención al paciente dentro del ámbito del seguimiento de los pacientes y usuarios y, por otra, la práctica profesional en aras de una mayor seguridad en lo que se refiere a la responsabilidad legal. El farmacéutico comunitario, en su tarea diaria, se encuentra con ciertas ineficiencias del sistema que se concretan, por ejemplo, en los denominados casos de dispensación excepcional en los que, en ausencia de receta física, el farmacéutico se ve obligado a proceder a la dispensación del fármaco que se le solicita con el fin de evitar perjuicios en la salud del paciente que vendrían dados por un retraso en el comienzo del tratamiento o una interrupción del mismo. En estos casos, el farmacéutico, por su preparación, conocimiento del paciente y accesibilidad, se encuentra en situación idónea para resolver gran parte de estos casos en los que de una u otra manera concurren circunstancias de urgencia o necesidad. A efectos de este estudio, y sin pretender entrar en contradicción con la contenida en el documento de Foro de Atención Farmacéutica por encontrarse en planos diferentes, la Comisión de Bioética de SEFAC asume la siguiente definición de incidencia: “Cualquier acontecimiento anómalo que se produzca en la asistencia de usuarios o pacientes en la farmacia comunitaria que conduzca al farmacéutico a la toma de una decisión compleja o comprometida de la que pudiera derivarse alguna responsabilidad clínica, profesional, deontológica o legal”. Este estudio tiene como objetivo principal evaluar la utilidad de la llevanza en la farmacia del Libro de Incidencias como factor de mejora de la calidad asistencial en la farmacia comunitaria. Además de éste, tiene cuatro objetivos específicos que son los siguientes:
•Diseñar el modelo de Libro de Incidencias sobre la base de la hoja de incidencias y de las instrucciones para su utilización.
•Evaluar la llevanza del Libro de Incidencias como instrumento preventivo en materia de responsabilidad profesional, en la medida en que permita al farmacéutico explicar y probar a posteriori las circunstancias clínicas en las que tuvo que tomar decisiones comprometidas y complejas.
•Inventariar y categorizar los principales tipos de incidencia en materia de responsabilidad profesional que se producen en el trabajo asistencial del farmacéutico comunitario.
•Proponer medidas de difusión del Libro de Incidencias para todo el colectivo de la farmacia comunitaria española a través de acuerdos con otras instituciones y corporaciones públicas, en caso de que los resultados obtenidos para los anteriores objetivos así lo aconsejen.
El estudio se desarrolló con un diseño multicéntrico, nacional y prospectivo, NoEPA. Se abrió la participación a todos los socios de SEFAC, ofreciendo la posibilidad de realizar un curso formativo acreditado específico a través de la plataforma web. Sólo se habilitó un Libro de Incidencias para cada farmacia participante, aunque el resto de farmacéuticos de la farmacia comunitaria podía colaborar en su cumplimentación bajo la coordinación del titular. En esta misma web se abrió el registro de inscripciones, el apartado de instrucciones de manejo del libro, la ficha de perfil de farmacia participante, ficha de perfil de farmacéutico participante y formulario de registro de incidencias, todo ello en formato online. Se han registrado 1.582 incidencias, 17 de ellas incompletas, que permitirán evaluar la utilidad del Libro de Incidencias. El 60 por ciento de ellas está relacionado con dispensación excepcional y el 40 por ciento restante corresponde a otros tipos de incidencias. El 74 por ciento se ha producido con el propio paciente, mientras que el 26 por ciento restante ha sido con el cuidador o representante. El 85 por ciento de las farmacias participantes ha registrado al menos una incidencia por semana. En la dispensación excepcional, la justificación de la existencia de prescripción viene dada por algún tipo de documentación distinta a la propia receta. No obstante, hay que destacar que en un 44,2 por ciento de los casos la dispensación se ha llevado a cabo basándose en la documentación contenida en la ficha del paciente de la propia farmacia, o fruto de la entrevista farmacéuticopaciente dentro del ámbito de la atención farmacéutica (14,5 por ciento) lo que pone de manifiesto que el farmacéutico se encuentra capacitado por sí mismo en muchas ocasiones para resolver este tipo de situaciones en favor de la salud del paciente. No obstante, en la mayor parte de los casos (86,7 por ciento) la dispensación excepcional se ha dado en casos de urgencia o necesidad, lo que pone de manifiesto, como no podía ser de otra manera, el celo profesional del farmacéutico en cumplir la normativa aplicable. En cuanto a los medicamentos implicados los ha habido de todos los grupos terapéuticos, destacando el grupo de antiinfecciosos (20,1 por ciento) y los relacionados con el sistema nervioso (18,7 por ciento). En lo que se refiere al 40 por ciento de incidencias no relacionadas con la dispensación excepcional, aunque se distribuyen bastante homogéneamente entre la mayor parte de ellas, cabe destacar las relacionadas con razones clínicas (21,5 por ciento), falta de prescripción correcta (14,5 por ciento) y la no aceptación por parte del paciente de la prescripción médica (14,5 por ciento); hecho que puede deberse a un mero desacuerdo o a motivos económicos (10,5 – 4 por ciento, respectivamente). En cuanto a la resolución de la incidencia, en el 57 por ciento de las ocasiones se dispensó el medicamento solicitado, en el 7,1 por ciento un medicamento diferente al solicitado y en el 27,4 por ciento no se dispensó ningún medicamento. Se derivó al médico o al centro de urgencias en el 28,8 por ciento de los casos. La justificación aducida por el farmacéutico en la resolución de la incidencia fue en la mayoría de los casos en función del paciente al considerar que se adoptaba la mejor solución para satisfacer sus necesidades terapéuticas o a la vista del estado del paciente (52,1 por ciento). El resto de las justificaciones se adujeron con bastante homogeneidad, estando implícito en todas ellas el no infligir daño al paciente. Se registraron 90 comentarios en los cuales se pone de manifiesto que el farmacéutico soluciona problemas de orden sanitario en un 66,6 por ciento de los casos y de orden administrativo en un 33,3 por ciento. La valoración de las farmacias participantes ha sido muy positiva, sobre todo en los aspectos de justificación de actuaciones comprometidas (90 por ciento), aumento de la responsabilidad profesional (82 por ciento) y en ayuda a mejorar la percepción de la profesión por parte de las autoridades sanitarias (85 por ciento). Se registraron 170 participantes de los que 97 eran titulares y 73 no titulares, 102 mujeres y 68 hombres y con una distribución homogénea de edades. El tipo de farmacia al que pertenecen en su mayoría (74 por ciento) es de barrio y se distribuyen muy homogéneamente en lo que se refiere al número de habitantes del municipio al que pertenecen. De los resultados del presente estudio cabe concluir que los farmacéuticos participantes valoran muy positivamente la llevanza de un Libro de Incidencias por razones de calidad asistencial al usuario o paciente en la farmacia comunitaria. Asimismo, se considera útil como instrumento de justificación y salvaguarda en materia legal ante decisiones comprometidas.