Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Comprobación de la calidad del procedimiento de medida de la presión arterial en farmacias comunitarias de Valencia

Pérez Sivera A, Armadans Sorní L, Salar Ibáñez L.
Pérez A, Armadans L, Salar L. Comprobación de la calidad del procedimiento de medida de la presión arterial en farmacias comunitarias de Valencia. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

OBJETIVOS: comprobar la metodología de la medida de la presión arterial en farmacias comunitarias de Valencia. Formar a dos estudiantes en la realización de estudios de investigación.

METODOLOGÍA: se diseñó una lista de comprobación de los parámetros necesarios para que la medida de la presión arterial fuera correcta. Se seleccionaron todas las farmacias correspondientes a tres distritos postales de Valencia (7, 20, 22). Dos estudiantes y un paciente, adecuadamente formados, pasaron, de incógnito, por todas las farmacias a tomarse la tensión. A la salida rellenaban la lista de comprobación que comprendía los siguientes parámetros: quién hace la medición, tipo de aparato utilizado, marca del aparato, colocación del manguito, posición del paciente, espalda y piernas cruzadas, tiempo de espera, número de medidas, tiempo entre medidas, si pregunta por brazo control, ha fumado, ha tomado café, ha orinado, forma de dar los datos y PVP.

RESULTADOS: se midieron 85 farmacias. Todas ellas median la presión arterial. En un caso no se pudo medir por no disponer del manguito adecuado. En 54 (64%) el aparato era electrónico, 16 (19%) tragaperras, 11 (13%) aneroide y 4 (5%) de mercurio. Si eliminamos los tragaperras y el caso que no se pudo medir, nos quedan 68. De estos 68, 7 (10%) median la presión con el paciente de pie, y 61 (90%) sentado. De estos 61, 39 (64%) hacían esperar al paciente menos de 3 minutos y 22 (36%) lo hacían esperar más de 3 minutos. De estos 22, 2 (9%) no colocaban bien el manguito y 20 (91%) sí lo hacían. De estos 20 solo 3 (15%) tomaron más de una medida. De las 69 farmacias que no utilizaban tragaperras, en 23 (33%) la medía el farmacéutico, en 9 (13%) la medía el auxiliar, y en 37 (54%) no estaba identificado. De las 15 farmacias que utilizaban aparato aneroide o de mercurio, y que por tanto tenían que utilizar fonendoscopio, 11 (73%) no lo colocaban bien. De las 85 farmacias de la muestra 40 (47%) daban el resultado en un informe escrito y 45 (53%) lo daban de forma oral. 31 (36%) farmacias cobraban por el servicio. Ninguna farmacia preguntó si el paciente había fumado, orinado o tomado café. Si tenemos en cuenta solo aquellos requisitos que consideramos más importantes, aparato validado, tiempo de espera, posición del paciente y colocación del manguito, 20 (24%) farmacias cumplían con ellos.

DISCUSIÓN: en este estudio no se pretende valorar las farmacias individualmente ya que solo una medida no sería representativa, pero 85 medidas sí puede ser representativo de la media de las farmacias. Ninguna farmacia cumplió con todos los requisitos consensuados para una medida perfecta de la presión arterial y si consideramos solo los más importantes, solo una de cada cuatro los cumplen. Dado que ninguna farmacia alcanza la perfección, puede ser interesante establecer un baremo asignando una puntuación a cada uno de los criterios según su importancia.

 

CONCLUSIÓN: es necesario mejorar la calidad de la medida de la presión arterial en las farmacias de Valencia.