Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Banco farmacéutico y farmacéuticos comunitarios actúan contra la pobreza farmacéutica con el fondo social de medicamentos

Moral Ajado M, López González C, Brenxat Barberà A.
Moral M, López C, Brenxat A. Banco farmacéutico y farmacéuticos comunitarios actúan contra la pobreza farmacéutica con el fondo social de medicamentos. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8 (Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: la crisis económica ha generado pobreza farmacéutica en adultos y jóvenes sin empleo, que si bien son atendidos sanitariamente por la Seguridad Social, ésta no cubre el copago ni los medicamentos no financiados, por lo que el acceso a los mismos no les es posible. La ONG Banco Farmacéutico ha creado un sistema para paliar esta situación con la finalidad de mejorar la salud de estas personas facilitando su acceso a la medicación.

OBJETIVO: conseguir el acceso a la medicación básica de las personas que están en situación de riesgo grave de exclusión social para mejorar su salud a través de las farmacias comunitarias con la implicación de los servicios sociales del municipio.

MATERIALES Y MÉTODO: creación de un Fondo Social de Medicamentos, dotado económicamente a partir de donaciones públicas y privadas. Diseño de un sistema de gestión vía telemática de la gestión del Fondo Social de Medicamentos. Elaboración de un protocolo de actuación colaborativa entre el Servei Català de Salut, Ayuntamiento de Barcelona, Colegio de Farmacéuticos de Barcelona y 180 farmacias comunitarias de Barcelona. la ONG Banco Farmacéutico gestiona y promociona todo el proceso. Los servicios sociales seleccionan a los beneficiarios y llevan el control de los mismos. Las farmacias comunitarias facilitan la medicación a estas personas y facturan el servicio al Fondo Social de Medicamentos de Barcelona, el cual paga la medicación.

RESULTADOS: durante el año 2015 se facilitó el acceso a la medicación a seiscientas personas de los barrios de Ciutat Vella, Raval, Sant Martí, Horta, Trinitat Nova y Vella, Guinardó y Ciudad Meridiana. El coste del servicio fue de 50.000 euros y cubrió el copago de los medicamentos y el 100% de los productos no financiados por el sistema sanitario. El 13% de los beneficiarios atendidos era menor de edad y uno de cada doce pacientes no tenía domicilio fijo. El coste medio por paciente fue de 30 euros al mes y los beneficiarios eran personas en edad de trabajar, sin empleo, sin recursos, con cargas familiares que no recibían ningún tipo de ayuda económica o esta era inferior a 300 euros al mes. El Fondo Social cubrió hasta seis meses de tratamiento y amplió la duración del mismo en algunos casos y siempre bajo criterio de los servicios sociales. Los medicamentos suministrados mayoritariamente fueron hipoglucemiantes, antihipertensivos, hipolipemiantes y oncológicos, así como ansiolíticos e hipnóticos.

CONCLUSIONES: existe pobreza farmacéutica en algunos barrios de Barcelona. Con el Fondo Social de Medicamentos, en colaboración con las farmacias comunitarias y los Servicios Sociales se puede facilitar el acceso a la medicación y al cuidado de personas excluidas socialmente. Hay que dotar al Fondo Social de Medicamentos de más dinero para poder ampliar la oferta a más usuarios y a más municipios.