Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)

Análisis de la utilización de estatinas en función del riesgo cardiovascular en prevención primaria en una farmacia comunitaria de la Comunidad Valenciana

Ferrer Estrela F, Peris Molina MT, Gómez Polo C, Molina Moya ML, Úbeda Pascual A, D'Ocón Navaza P.
Ferrer F, Peris MT, Gómez C, Molina ML, Úbeda A, D'Ocón P. Análisis de la utilización de estatinas en función del riesgo cardiovascular en prevención primaria en una farmacia comunitaria de la Comunidad Valenciana . Farmacéuticos Comunitarios. 4(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: Las alteraciones del metabolismo lipídico son uno de los determinantes del riesgo cardiovascular. En prevención primaria la recomendación es reducir el colesterol mediante cambios en el estilo de vida, y si el riesgo cardiovascular global es elevado, iniciar tratamiento farmacológico con estatinas.

OBJETIVO: Valorar desde una farmacia comunitaria la adecuación en la prescripción de estatinas al riesgo cardiovascular en prevención primaria, comprobar el conocimiento y la implicación de los pacientes y analizar la labor del farmacéutico en el control del riesgo cardiovascular.

MATERIAL Y MÉTODOS: Estudio descriptivo, observacional, transversal y de intervención. Recogida de datos en una farmacia comunitaria de Mislata (Valencia), de septiembre–noviembre 2010 mediante encuesta, test de Morisky Green, cálculo del riesgo cardiovascular (REGICOR y SCORE) e intervención. Población diana: pacientes que acuden a la farmacia con prescripción de estatinas.

RESULTADOS: 32 pacientes que reciben estatinas en prevención primaria, con distintos factores de riesgo cardiovascular: fumadores (22 por ciento), vida sedentaria (37 por ciento), no cumplen recomendaciones dietéticas (47 por ciento). De ellos, un 41por ciento no ha recibido información/pautas y detectamos falta de adherencia en un 28 por ciento. El 56 por ciento de los pacientes en tratamiento con estatinas no presenta un riesgo cardiovascular que justifique el tratamiento farmacológico. El tratamiento hipolipemiante consigue disminuir el riesgo cardiovascular sólo en el 45 por ciento de los pacientes que lo tenía elevado. Se realiza intervención en 29 pacientes (91 por ciento), dirigida a controlar hábitos dietéticos, presión arterial, adherencia, consumo de alcohol, ejercicio físico, hábito tabáquico, estrés. Se facilita a los pacientes información sobre el problema de salud y el tratamiento, así como las posibles RAM. Tras la intervención farmacéutica, en el 37 por ciento de los pacientes se inicia una actuación para disminuir el riesgo cardiovascular.

CONCLUSIONES: Se benefician del tratamiento hipolipemiante menos de la mitad de los pacientes que lo reciben, medicalizando innecesariamente al resto. Queda patente el papel del farmacéutico para: 1) Calcular el riesgo cardiovascular como una herramienta de educación sanitaria. 2) Evitar el uso inadecuado de estatinas, tanto por exceso, en pacientes que no tienen un riesgo cardiovascular elevado, como por defecto, en pacientes de riesgo elevado en los que no se consigue un adecuado control del mismo. 3) Informar al paciente de la importancia del seguimiento de las recomendaciones sobre estilo de vida o control de la presión arterial, ya que la escasa información detectada deriva en despreocupación y falta de implicación del paciente.