Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Medicamentos dispensados en ‘I-VALOR’ y criterios de derivación

Salar Ibáñez L, Eyaralar Riera T, Espejo Guerrero J, Gómez Martínez J, Barbero González A, Prats Mas R.
Salar L, Eyaralar T, Espejo J, Gómez J, Barbero A, Prats R. Medicamentos dispensados en ‘I-VALOR’ y criterios de derivación. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: ante una demanda de indicación farmacéutica (IF) la primera decisión es derivar o no al médico. Se decide dispensar o no un medicamento (o producto sanitario) o si se puede solucionar solo con educación sanitaria. Derivación y dispensación no son excluyentes. Podemos derivar y dispensar un medicamento para aliviar hasta la visita al médico o dispensar con derivación condicional, “si no mejora en X días consulte con el médico”.

OBJETIVO: estudiar los medicamentos dispensados, y sus circunstancias, en el programa I-VALOR.

MÉTODO: se seleccionaron cinco problemas de salud frecuentes en la farmacia y se elaboraron unos criterios de derivación (CD) consensuados con sociedades médicas (SEMERGEN y semFYC). Cuando el paciente solicitaba el servicio de IF sobre uno de esos problemas de salud se revisaban los CD y si el paciente cumplía alguno debía ser derivado, siempre y cuando el farmacéutico así lo considerase, asumiendo la responsabilidad en el caso de no hacerlo. El paciente siempre tenía la posibilidad de rechazar esa propuesta. La herramienta I-VALOR permite seleccionar y registrar hasta tres medicamentos y productos sanitarios de forma simultánea. Se parte de una lista cerrada que sólo permite acceder a medicamentos sin receta con la indicación para el problema consultado. En www.ivalor.es se registra edad, sexo del paciente y quién hace la consulta (paciente, cuidador o tercera persona).

RESULTADOS: se registraron datos de 37.706 pacientes, de ellos a 23.708 (62,9%) se le dispensó algún medicamento y a 13.998 (37,1%) no. 14.079 pacientes presentan algún criterio de derivación. No se deriva a 1.720 y de estos a 1.211 (70,4%) se le dispensa algún medicamento y a 509 (29,6%) no. Rechazan la derivación 1.352, de los cuales a 939 (69,5%) se le dispensa algún medicamento y a 413 (30,5%) no. Finalmente, de 11.007 pacientes derivados a 2.387 (21,7%) se le dispensa algún medicamento y a 8.620 (78,3%) no. 23.627 pacientes no tenían ningún criterio de derivación; a 4.441 (18,8%) no se les dispensó ningún medicamento y a 19.186 (81,2%) se les dispensó algún medicamento. De los que no se dispensó ningún medicamento a 4.189 (94,3%) se les dispensó algún producto sanitario y a 252 (5,7%) no se les dispensó nada. De los  pacientes sin criterios de derivación a 252 (1,1%) no se les dispensó nada.

DISCUSIÓN: la presencia de criterios de derivación puede tener una influencia en la decisión de tratar o no el problema consultado. Cuando no se deriva porque no es necesario (a juicio del farmacéutico) o no hay criterios de derivación,  o el paciente rechaza la derivación, se dispensan más medicamentos y productos sanitarios. La presencia de algún criterio de derivación, se derive o no,  parece ser un factor limitante a la dispensación.

CONCLUSIÓN: la dispensación de medicamentos o productos sanitarios se ve muy influida cuando se revisan criterios de derivación al médico.