Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

Interacción medicamento-alimento: macrólidos

Escuder Marcos C, Mera Gallego I.
Escuder C, Mera I. Interacción medicamento-alimento: macrólidos. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: los alimentos pueden interaccionar con los fármacos, no sólo en el momento de la absorción sino también en otras etapas del proceso farmacocinético. Existe costumbre de tomar los medicamentos en las principales comidas del día, por lo que conviene cerciorarse de si este tipo de administración es correcta.

OBJETIVOS: crear una ficha informativa sobre las posibles interacciones entre los macrólidos y los alimentos para entregar a los pacientes que acuden a las farmacias comunitarias y tienen prescripto este tratamiento. Motivar, dándolas a conocer una vez realizadas, al resto de miembros del Grupo de Nutrición y Digestivo de SEFAC para la elaboración de fichas de otras interacciones fármaco-alimento/nutriente.

MATERIAL Y METODOS: se propuso realizar diferentes fichas sobre interacciones fármaco-alimento mediante el Grupo de Nutrición y Digestivo de SEFAC. Se decidió empezar por la realización de 2 o 3 fichas. Se trabajó por vía email, en parejas o tríos voluntarios para cada ficha.

RESULTADOS: se obtuvo una ficha con la siguiente información: la eritromicina, claritromicina, azitromicina, espiramicina y roxitromicina son antibióticos macrólidos que ocupan un lugar destacado en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias intracelulares. Estos antibióticos pueden ser bacteriostáticos o bactericidas dependiendo del microorganismo, de las concentraciones del antibiótico y del tiempo de exposición. Existen diferentes tipos de interacciones medicamento-alimento. Una buena forma de clasificarlas es en función de cual de los dos sustratos es el que modifica su comportamiento en presencia del otro: alimento-medicamento (IAM) o imedicamento-allimento (IMA). Dependiendo del tipo de antibiótico de esta familia, unos pueden aumentar, disminuir o no modificar la biodisponibilidad del fármaco en presencia de alimentos. Entre los que aumentan la absorción encontramos la claritromicina, que en presencia de alimentos la aumenta en un 25%; dentro de los que no la modifican encontramos la espiramicina y roxitromicina ,cuya posología podrá ser indicada en presencia o ausencia de alimentos; conviene prestar mayor atención a la eritromicina y azitromicina, ya que la administración concomitante de alimentos induce cambios importantes en el pH gástrico que producen una disminución en la absorción del fármaco provocando un menor efecto del deseado, por lo que su administración deberá ser una hora antes o dos horas después de la ingestión de alimentos.

CONCLUSIONES: los macrólidos es la familia de fármacos idónea para romper la clásica costumbre existente en España de administrar los medicamentos en las principales comidas del día, ya que dependiendo de tipo de macrólido puede aumentar o disminuir su absorción en presencia o ausencia de alimentos. Con la creación de ésta y otras fichas, el Grupo de Nutrición y Digestivo de SEFAC quiere empezar una nueva tarea de educación a la población en materia de nutrición.