Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)

‘I-VALOR’: indicación farmacéutica en erosiones cutáneas

Moreno Fernández P, González Hernández P, Gómez Martínez J, Salar Ibáñez L, Prats Mas R, Barbero González A, Espejo Guerrero J, Eyaralar Riera T.
Moreno P, González P, Gómez J, Salar L, Prats R, Barbero A, Espejo J, Eyaralar T. ‘I-VALOR’: indicación farmacéutica en erosiones cutáneas. Farmacéuticos Comunitarios. 2016 May 26; 8(Suplemento 1)
Resumen: 

OBJETIVOS: las erosiones cutáneas, como heridas y quemaduras de diferentes orígenes son con frecuencia, motivo de consulta en la farmacia. Por ello, dentro del proyecto I-VALOR, promovido por SEFAC, se incluyó un tema sobre el abordaje de las mismas, con dos objetivos: fomentar la implantación de una actuación protocolizada ante una consulta de indicación farmacéutica y diseñar y promover los registros específicos para la indicación farmacéutica (informe de derivación al médico e informe para el paciente).

MATERIAL Y MÉTODO: se diseñó una formación online abarcando las diferentes etiologías y características de heridas y quemaduras, los protocolos de actuación, criterios de derivación y posibles tratamientos. Se habilitó un formulario web para el registro de las indicaciones realizadas y se diseñó una carta de derivación personalizable con los datos de la intervención y un informe para el paciente.

RESULTADOS: se documentaron 7.157 consultas, entre el 02/01 y el 31/10 de 2015. El perfil de los pacientes fue mujeres (53%) y varones (47%), con la siguiente  distribución por edades: <3 años (3%), 3-14 años (12%), 14-30 años (20%), 30-65 años (49%), >65 años (16%). El 45% de los pacientes presentaba criterios de derivación (13% más de un criterio). De ellos, se deriva al 88%, de los cuales un 9% no acepta la derivación, frente a un 91% que sí, imprimiendo en solo un 7% el informe para el médico. Se dispensaron medicamentos en el 52% de los casos registrados (7% más de un medicamento) y en el 23% de los pacientes derivados se dispensó medicación. Respecto a la dispensación de productos sanitarios, se dispensaron en el 25% de los casos (8% más de uno), y en los pacientes derivados se dispensaron en el 11% de los casos. De los medicamentos indicados con código nacional: derivados de Iodo (35%), derivados de Biguanidas (clorhexidina) (22%), cicatrizantes (15%), apósitos con vaselina (10%), analgésicos (6%), corticoides y sus combinaciones (4%), apósitos con antiinfecciosos (4%) y antiinflamatorios (2%). De los productos indicados sin código nacional: apósitos (54%), dermofarmacia (26%), fitoterapia (5%), homeopatía (5%), productos dietéticos (1%), otros (9%).

CONCLUSIONES: la indicación farmacéutica se realiza a diario en la farmacia comunitaria; el análisis de los datos recogidos nos permite cuantificar y cualificar su impacto. Es importante destacar que, aun existiendo criterios de derivación, el farmacéutico interviene con una primera indicación (23% dispensando medicamentos y un 11% dispensando productos sanitarios) y derivando al médico. En contraposición, cabe destacar la baja tasa de generar el informe para el paciente con las explicaciones de la primera intervención y los motivos de la derivación para poder entregar al médico (7%); acción que el farmacéutico tendría que incorporar en sus derivaciones para mejorar la comunicación entre profesionales sanitarios y valorizar las indicaciones farmacéuticas.