Farmacéuticos Comunitarios. 11(Congreso SEMERGEN-SEFAC)

Conocimiento de la medicación inyectada en pacientes insulino dependientes

González Betancort LC1
1. Farmacia Familiar y Comunitaria. Farmacia Maria Garcia Barista. Santa Cruz de Tenerife.
González LC. Conocimiento de la medicación inyectada en pacientes insulino dependientes. Farmacéuticos Comunitarios. 11(Congreso SEMERGEN-SEFAC)
Resumen: 

Justificación

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual se produce muy poca hormona insulina para regular los niveles de azúcar en sangre. A la hora de diferenciar a los pacientes que la sufren se pueden diferenciar entre pacientes no insulino dependientes y los que sí lo son.

Estos últimos cuentan con medicación que puede considerarse de dificil utilización: la insulina inyectada en sus diferentes formatos y dosis.

Objetivos

Conocer el perfil sociodemográfico de los pacientes insulino dependientes que acuden a la oficina de farmacia.

Conocer el grado de conocimiento que tienen de la/s insulina/s inyectada/s que utilizan habitualmente.

Metodología

Se seleccionan pacientes que estén bajo tratamiento con insulina y que acuden a retirar la medicación a la farmacia Antonio Peña Ramírez de Telde, situada en la isla de Gran Canaria.

Si cumplen los criterios de inclusión se les informa del estudio y se les propone participar en el estudio.

Para valorar el conocimiento farmacoterapéutico se utiliza el Test validado de Pilar García Delgado.

Se recogen los resultados obtenidos y se analizan con la ayuda del programa informático SPSS versión 17.0

Resultados

El total de casos del estudio fue de 50 pacientes (n=50), de los cuales 44% fueron hombres y 56% mujeres. La media de edad es 56 años, con una edad mínima de 24 años y una edad máxima de 85 años. La desviación típica es 18,34. Del total de pacientes, un 80% (n=40) utilizan más de una insulina habitualmente, mientras que el restante 20% utilizan sólo una.

Un 46% de los pacientes tienen un conocimiento insuficiente de la insulina que utilizan, Un 44% no tienen ningún conocimiento de la insulina y  un 10% tienen suficiente conocimiento de dicha insulina. No existe ni un solo caso en el que el paciente tenga un conocimiento óptimo.

Conclusiones

El grado de conocimiento de los pacientes que acuden a la oficina de farmacia es insuficiente o no conocen la insulina que están tomando generalmente. Sólo 1 de cada 10 personas tiene un conocimiento suficiente de su medicación.