Farmacéuticos Comunitarios. 6(Suplemento 1)

Atención farmacéutica integral del paciente diabético. Farmacia comunitaria como centro sanitario para el control de estos pacientes

Luque del Moral R.
Luque R. Atención farmacéutica integral del paciente diabético. Farmacia comunitaria como centro sanitario para el control de estos pacientes. Farmacéuticos Comunitarios. 6(Suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: partiendo de la realidad que supone el hecho que la farmacia comunitaria constituye uno de los mayores recursos asistenciales de atención primaria y conociendo que la diabetes mellitus es una de las causas principales de morbimortalidad prematura, la farmacia comuni­taria puede ser un centro sanitario para el control del paciente diabé­tico.

OBJETIVOS: implantar en nuestra farmacia un programa de seguimien­to del paciente diabético. Elabora­ción, desarrollo y valoración de un protocolo normalizado de trabajo para la intervención del farmacéu­tico comunitario en el paciente dia­bético. Mejorar la comunicación con el resto de profesionales sanitarios y con nuestros pacientes. Valorar la percepción del paciente sobre su en­fermedad.

MATERIAL Y MÉTODO: programa implantado en nuestra farmacia desde octubre de 2012 hasta la ac­tualidad, siendo la población diana todos los pacientes diabéticos que quieran participar. En una primera parte se consideró edad, peso, ta­lla, otras enfermedades y otros tra­tamientos. Se encuestó al paciente de forma periódica. En la primera entrevista se recogieron datos de la percepción que tiene el pacien­te sobre su salud y conocimiento de su enfermedad. En entrevistas sucesivas además el paciente valo­ró la actuación profesional del far­macéutico. Se hacen intervenciones individuales y grupales. Asociado a este servicio, todos los pacientes son inscritos en el servicio de segui­miento farmacoterapéutico, según método Dáder.

RESULTADOS: participan 59 pacien­tes. 34 son mujeres y 25 hombres. 4 pacientes no siguen en el programa. Los pacientes tienen poca formación sobre la enfermedad siendo la for­mación individualizada y por escri­to la más útil. Un 79 por ciento de pacientes ha mejorado su percepción sobre su salud. Un 89 por ciento de pacientes han aumentado su adhe­rencia al tratamiento. En un 69 por ciento de pacientes ha descendido la cifra de hemoglobina glicosilada. La mejoría en la situación clínica de los pacientes genera un beneficio en su salud y un importante ahorro eco­nómico a las Administraciones sani­tarias.

CONCLUSIONES: el valor añadido que supone el farmacéutico comuni­tario para el seguimiento terapéutico de cualquier paciente justifica su pre­sencia en cualquier equipo de profe­sionales sanitarios. La formación del paciente es fundamental para el con­trol de la enfermedad diabética. Es fundamental la formación continua del equipo profesional de la farmacia para obtener un beneficio máximo en la salud del paciente. Además, es importante valorar cualquier servi­cio nuevo a un paciente determinado como una parte de la atención far­macéutica.