Farmacéuticos Comunitarios. 11(Congreso SEMERGEN-SEFAC)

Análisis de la prescripción de beta bloqueantes en pacientes que han padecido infarto agudo de miocardio

Gonzalez Benito D1, Sánchez Ovejero C2, Cobo Ugarte MA3
1. Farmacia Familiar y Comunitaria. Gijón. Principado de Asturias. 2. Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Universitario de Cabueñes. Gijón. Principado de Asturias. 3. Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Suances. Cantabria.
Gonzalez D, Sánchez C, Cobo MA. Análisis de la prescripción de beta bloqueantes en pacientes que han padecido infarto agudo de miocardio. Farmacéuticos Comunitarios. 11(Congreso SEMERGEN-SEFAC)
Resumen: 

Justificación

El beneficio del tratamiento con beta bloqueantes a largo plazo tras un infarto agudo de miocardio (IAM) está bien establecido y está asociado con una reducción significativa de la mortalidad por lo que se debe considerar la administración de beta bloqueantes a todo paciente tras un IAM con elevación del segmento ST.

Objetivos

El objetivo de este trabajo es analizar la prescripción de beta bloqueantes en los tratamientos domiciliarios de los pacientes que han sufrido un IAM con elevación del segmento ST y observar si cumple con las recomendaciones establecidas por la Sociedad Europea de Cardiología.

Metodología

Se recogen datos de pacientes que han padecido un IAM desde julio a septiembre 2018 en nuestra área sanitaria y se realiza el estudio. Son un total de 96 pacientes (72 hombres y 24 mujeres) con una media de edad de 63.25 ±11.56 años (entre 38 y 86 años).

Resultados

Del total de pacientes, 75 (78.12%) tienen prescrito un beta bloqueante: 70 bisoprolol, 3 carvedilol y 2 atenolol. Los 21 pacientes que no lo tienen incluido en el tratamiento son porque lo tienen contraindicado.

En estos casos, se recomienda la administración de antagonistas de calcio, que han demostrado una reducción del riesgo de reinfarto y de mortalidad en pacientes que no pueden recibir beta bloqueantes. De los 21 pacientes, 3 lo tienen contraindicado por insuficiencia cardiaca hemodinámicamente inestable, así que de los 18 que deberían estar tomándolos, 7 (38.89%) tienen pautado un antagonista de calcio como sustitutivo: 3 diltiazem, 2 verapamilo y 2 amlodipino.

Conclusiones

La recomendación en cuanto al uso de beta bloqueantes en prevención secundaria del IAM se cumple a la perfección, siendo bisoprolol el fármaco que acapara la mayoría de las prescripciones. Sin embargo la recomendación de añadir un antagonista de calcio en sustitución del beta bloqueante en los pacientes que lo tienen contraindicado solo se cumple en el 38.89% de los pacientes; además únicamente 2 de los 7 pacientes tienen pautado verapamilo, que según la bibliografía es el antagonista de calcio que ha demostrado una mayor eficacia.